Iván Duque Márquez

La ruana de Elon Musk

Iván Duque Márquez
POR:
Iván Duque Márquez
octubre 25 de 2013
2013-10-25 01:15 a.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2017/03/16/58ca96e130ba2.png

Elon Musk es sinónimo de innovación. Con tan solo 42 años, este emprendedor e inventor surafricano ha detonado varias revoluciones.

Su empresa Tesla Motors ha creado un carro eléctrico de lujo que hoy compite en ese mercado con vehículos Mercedes, BMW, Audi, Porsche, entre otros.

Si bien el costo de esta máquina automotriz que integra diseño, calidad, lujo y velocidad supera los 65.000 dólares, ha creado una mística en sus usuarios, que se sienten partícipes de un movimiento en favor de un medio ambiente más sano.

Pero los éxitos de Musk no terminan ahí.

Su carrera surgió con los sistemas electrónicos de ventas digitales PayPal, adquirido por Ebay hace más de una década, convirtiéndose en el pionero del dinero electrónico seguro.

Hoy, Musk cuenta con Solar City, una compañía que brinda servicios de energía solar para los sectores residencial y corporativo, además de instalar puestos de recarga para automóviles eléctricos. Gracias a la expansión de este mercado, la compañía lidera un sector que entre el 2009 y el 2012 pasó de consumir 400 megavatios a utilizar más de 3.500 megavatios en Estados Unidos.

Entre las nuevas aventuras de este incansable innovador se encuentran el diseño, la instalación y la operación de transporte de alta velocidad, mediante un tubo de presión reducida, que pretende conectar cerca de 500 kilómetros en treinta minutos.

El concepto que uniría las ciudades de Los Ángeles y San Francisco podría revolucionar, no solo los medios de transporte terrestre, sino hacer de la energía solar el motor de este proyecto.

Otro frente de acción tiene que ver con la tecnología espacial. Su empresa Space X fue ganadora de fondos provistos por la Nasa para desarrollar nuevos proyectos.

En septiembre del 2009 se convirtió en la primera empresa privada en ubicar un satélite en la órbita terrestre y hoy brinda servicios a las estaciones espaciales de Estados Unidos.

¿Qué hay detrás del ser humano que ha creado este entorno de cambio?

La calidad de su educación, la capacidad de formarse en negocios y ciencia a la vez, encontrar en Estados Unidos capital dispuesto a innovar y tomar riesgos, consolidar equipos multidisciplinarios en un ambiente de pensar el futuro con distintos paradigmas, y encontrar iniciativas gubernamentales que apuestan por la inventiva privada.

¿Podremos ver algún día un Elon Musk nacido, criado y formado en América Latina? Alcanzarlo demanda que nuestros sistemas educativos se preocupen por formar innovadores y no individuos conformes, promover el matrimonio de la ciencia con el emprendimiento, contar con fondos privados o público-privados dispuestos a pensar distinto e imaginar nuevas soluciones, y tener un ecosistema empresarial que premie la experimentación en sectores no tradicionales.

En América Latina, el talento de nuestros innovadores no está lejos de igualar al de Elon Musk, pero debemos creer que la visión del futuro también se viste de ruana.

Iván Duque Márquez

Autor del libro Pecados monetarios

ivanduquemarquez@gmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado