close
close
Jorge Coronel López

Economía y democracia

El crecimiento económico poscrisis y una peligrosa idea de seguridad hicieron creer falsamente en una vuelta a la normalidad.

Jorge Coronel López
POR:
Jorge Coronel López
marzo 01 de 2022
2022-03-01 06:00 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbf7c40a6d.png

La idea de cambio se impone en el ciudadano común y los candidatos plantean cambios desde la economía o la política, ya sea para fortalecer la producción o la democracia, pero lo hacen como si fuesen terrenos independientes; asunto que puso en cuestión Polanyi en un texto que lleva el mismo nombre de esta columna.

Parte del cambio se halla en las causas que provocaron la crisis económica (CE) de 1999 y en la respuesta política que se le dio y al conflicto armado, debido a que fueron políticas que acentuaron la crisis de democracia (CD). La crisis de 1999 llevó a la diáspora a millones de personas, mientras que la CD desplazó forzosamente a millones. Las relaciones sociales y los modos de producción se desajustaron y parte de la concentración de la tierra encuentra explicación en los despojos que se llevaron a cabo, donde se violaron un conjunto de derechos.

El crecimiento económico poscrisis y una peligrosa idea de seguridad hicieron creer falsamente en una vuelta a la normalidad. El desempleo y la corrupción crearon decepción en la economía y la política; pero la autoridad perdida tanto en un lado, como en el otro, no contaron con la voluntad de las coaliciones de gobierno para promover las reformas necesarias en el seno de la democracia, quedando la oposición sola en esta lucha. Como diría Polanyi, este es un gran fracaso.

La CE guarda relación con el modelo económico, mientras que la CD con la participación política y la desigualdad; pero ni el modelo, ni la desigualdad, y menos la concentración de la tierra se podrían resolver desde una sola orilla. Aquí es donde patinan los partidos y coaliciones, excepto el Pacto Histórico, quién plantea bien la relación entre economía y democracia y destapa el enfrentamiento del ser humano consigo mismo en terrenos políticos y económicos, lo que significa abrir el debate frente al neoliberalismo.

La CE profundizó la desindustrialización y debilitó las organizaciones sociales, pues asociaciones y sindicatos que eran fuertes en la industria, vieron socavadas sus instituciones. Parte de su marchitamiento político fue consecuencia del modelo económico, pero también de las políticas hechas en ‘democracia’.

Millones de ciudadanos quedaron enfrentados consigo mismo e hizo carrera el desempleado emprendedor, a quien se le vendió la idea de que con un pequeño capital podía apalancar su negocio, aunque nadie le dijo que su acceso a crédito sería nulo. Esta conquista del neoliberalismo hoy tiene a miles de personas en las calles sin contrato, salario, protección social y apostando su capital; creyendo que es un trabajo.

Estas decepciones económicas y democráticas tienen que servir para animar el debate sobre las políticas de desarrollo y de derechos -políticas de cambio-, más allá de la idea de libertad económica. Polanyi dice que “para el inglés, free trade, no es sólo la libertad de comercio en el sentido continental, es también la paz, la libertad y los derechos del pueblo”, algo que deberían comprender el partido CD y las dos coaliciones.

JORGE CORONEL LÓPEZ
Economista y profesor universitario./ jcoronel2003@yahoo.es

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes