VIERNES, 01 DE MARZO DE 2024

Noticias económicas de Colombia y el mundo

Carlos

Nuestra Política de Tratamiento de Datos Personales ha cambiado. Conócela haciendo clic aquí.

close
Jorge Coronel López
Columnista

El desarrollo del PND

La división política ha dominado sobre los circuitos económicos, ambientales e hidrográficos al momento de planear el desarrollo.

Jorge Coronel López
POR:
Jorge Coronel López

La planeación del desarrollo se ha entendido en Colombia como un proceso de transferencia de recursos a entes territoriales para atender demandas poblacionales en función de criterios como: pobreza, desigualdad, productividad y competitividad. Esta visión ha tenido, por lo menos, dos problemas: el primero, es que ha puesto a los municipios y departamentos a competir por recursos cayéndose en asignaciones muy focalizadas, sin visión de conjunto, ni perspectiva regional; y el segundo, es que no ha reconocido ecosistemas y ha convertido activos ambientales en factores productivos, es decir, no ha respetado riquezas ambientales.

Esta visión ha obligado a congresistas a hacer gestiones para llevar recursos a sus departamentos en perjuicio de aquellos que no logran, ni pueden, hacer tantas gestiones. Aquí está parte de las desigualdades territoriales, pues otra parte se explica desde el pantanoso terreno de la contratación.

Esta idea de desarrollo, tan arraigada, niega el sentido de realidad territorial donde ríos y vías atraviesan municipios y departamentos. Por ejemplo, el río Cauca recorre 7 departamentos y 180 municipios; mientras el Magdalena 12 y 129 respectivamente, contando solamente los municipios ribereños. La gran cuenca del Magdalena puede extenderse a 22 departamentos y 728 municipios, una realidad que tiene que obligar a pensar en conjunto y no en departamentos como islas. A propósito, a San Andrés todavía no se ha sabido integrar al desarrollo económico del país.

La división política ha dominado sobre los circuitos económicos, ambientales e hidrográficos al momento de planear el desarrollo. Las ciudades capitales y muchas intermedias no tienen fuentes hídricas, ni abastecimiento de alimentos propio, por eso la mayoría de la población en Colombia vive en municipios con alta dependencia funcional sin ser muy conscientes de ello. El problema de agua y salud en la costa o en las zonas aledañas a la cuenca del Cauca tiene correspondencia río arriba desde donde se transfieren ‘externalidades’, tema para otra discusión.

En síntesis, el principal problema que enfrentó la visión de desarrollo dentro del plan es la idea fragmentada de la inversión, por eso el plan invita a aunar esfuerzos entre autoridades locales de diferentes municipios, incluso, departamentos para no seguir despilfarrando recursos y lograr mejores impactos sociales. Un avance importante fue haber concebido al agua como eje transformador. Para ello habrá que pasar de ver los ríos como elementos de mapas y reconocer su importancia para llevar acueducto y agua potable al 44% de las zonas urbanas y 65% rural que todavía no poseen. También es clave pensar en descontaminarlos para reducir enfermedades y mejorar sistemas de riego. La visión de desarrollo del plan rompe ideas y supuestos perversos que venían generando desigualdades, pobreza y en poco o nada aportaban a la productividad y la competitividad del país.

Jorge Coronel López
Economista y profesor universitario
jcoronel2003@yahoo.es

Destacados

Más Portales

cerrar pauta

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes