Jorge Coronel López
Columnista

Foro económico amplio

Más ideas para el plan de emergencia es la contratación de personas que acompañen a las empresas en su transición hacia una producción más limpia.

Jorge Coronel López
POR:
Jorge Coronel López
enero 18 de 2021
2021-01-18 08:00 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbf7c40a6d.png

El 2020 terminó con un cruce de cartas entre economistas y centros de pensamiento. Mientras por un lado un grupo de exministros y exdirectores de Planeación Nacional sugerían un plan de empleo de emergencia justificado en el “mantenimiento de calles y andenes, recuperación de vías, espacios verdes, parques, restauración o embellecimiento de edificios públicos y monumentos” –un plan con enfoque keynesiano–, por el otro, un grupo de 50 economistas recomendábamos algo similar, pero fuimos más allá. 

Conscientes de la necesidad de revisar a fondo el modelo económico por considerarlo agotado, el empleo de emergencia sugerido desbordaba la convencional idea keynesiana e incluyó la necesidad de emplear personas para emprender la transición energética que necesita el país y el ajuste de un modelo que hace poco por mitigar el cambio climático. Por ello se consideró clave ampliar y hacer real la asistencia rural para resolver problemas agrícolas, mejorar su producción y seguir garantizando el abastecimiento de alimentos, como hasta ahora se ha hecho.

Otra idea provino de la necesidad de fortalecer lo que se conoce como mercados campesinos para garantizar que la producción agrícola llegue al consumidor final con precios justos. Esta idea tiene la ventaja de que ayuda a combatir la intermediación, que se queda con buen porcentaje de ganancia. La puesta en marcha de este sistema implica logística, coordinación, equipos, instalaciones, vigilancia, entre otras actividades, todas encadenadas y con efectos multiplicadores. Si tradicionalmente las crisis se han enfrentado de la mano de la construcción, como sector halonador; esta crisis puede ser halonada desde el agro sin ninguna duda.

Más ideas para el plan de emergencia es la contratación de personas que acompañen a las empresas en su transición hacia una producción más limpia. Todos los planes de desarrollo vigentes tuvieron que haber fijado en algún lado su compromiso con el cambio climático y muchos avanzan en la construcción del Plan Integral. Aunando buenos esfuerzos públicos y privados se puede impactar por esta vía el empleo calificado en el corto plazo y se estaría garantizando ajustes en el modelo de desarrollo.

También hay empleo en la agroindustria, de donde pueden surgir empresas. Ellas pueden ser acompañadas desde el principio mediante programas de desarrollo empresarial, incluso, de aceleración exportadora si fuese el caso.

Mientras la carta de los ex ministros recoge la vieja idea de la flexibilización laboral como mecanismo para reactivar el empleo, nuestra carta recogió el llamado que hace el Banco de Pagos Internacionales, quien en su último informe ‘El cisne verde’ advierte la tragedia que podría ocurrir si no se enfrenta el cambio climático. Las ideas expresadas en ambas cartas y la común intensión de proponer rutas para superar esta crisis, son buenas razones para convocar entonces, y muy pronto, un Foro Económico Amplio. ¡Que se abra el debate académico!

Jorge Coronel López
Economista y profesor universitario
jcoronel2003@yahoo.es

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes