Jorge Mario Eastman Vélez

Obama sí ha cumplido

Cumplido el primer año de su apoteósica victoria, hoy podría decirse que el Presidente de la hiperpo

Jorge Mario Eastman Vélez
POR:
Jorge Mario Eastman Vélez
noviembre 29 de 2009
2009-11-29 02:47 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/18/56c64e57ea4e4.png

Cumplido el primer año de su apoteósica victoria -fruto en buena parte de la obomanía existente a nivel planetario y pese a recibir a su nación en estado concordatario con la crisis económica más grave de los últimos 70 años-, hoy podría decirse que el Presidente de la hiperpotencia sí cuenta con las condiciones exigidas a todo líder superior: además de ser un estadista que ha sabido conjugar sabiamente la ideología y la esperanza de cambio con la realidad política. Es decir, un gobernante que ha logrado una simbiosis afortunada del discurso como candidato con su obra como presidente.

Obama es un mandatario aterrizado cuyas calidades de visionario no han sido óbice para entender que en el siglo XXI, tal como lo afirmara Felipe González en frase lapidaria: "Estados Unidos no puede solo; sin Estados Unidos no podemos". Considera que llegó el momento de concretar un cambio en la mentalidad gringa ante el resto del mundo y no escatimar esfuerzos para que la retórica 'antiamericana' deje de ser el hobby de las nuevas generaciones en el resto del mundo. Y que para ello se requiere, antes que todo, remodelar a la sociedad de su país poniendo en marcha una manera de ser y de tratar a sus contemporáneos tal como lo soñaron Roosevelt y Kennedy.

Reductos ciegos e hispidos de la extrema derecha intentan, ahora, satanizar la obra del Gobierno de Obama y cada una de sus proyecciones tildándolas de 'socialistas' para lo cual burlonamente hablan dizque de una 'revolución pendiente'. Se olvidan del déficit recibido superior al billón de dólares y el desastroso balance en todos los órdenes de los 8 años del desgobierno guerrero de Bush. Y se duelen del éxito de las medidas tomadas en favor de un reformismo a fondo de sus tres grandes desafíos: el sistema de salud vigente con 47 millones de desprotegidos, una educación mal distribuida y una política impositiva destinada a favorecer al 'capitalismo salvaje' y a los barones impunes de Wall Street.

Por su múltiple significado, se impone resaltar lo que los asesores de Obama están proclamando en el sentido de que el antiamericanismo ya no está de moda. En efecto, un sondeo reciente del Centro de Investigación Pew, les da la razón. Por ejemplo, señala que en la mayor parte del mundo se advierten mejoras notables en Europa, mientras que en el 2008 sólo veían con buenos ojos a Estados Unidos el 42 por ciento de los franceses, el 33 por ciento de los españoles y el 31por ciento% de los alemanes. En 2009 estas cifras han ascendido al 75, 58 y 64 por ciento, respectivamente.

Sobre este mismo tema, en términos muy didácticos, Fareed Zakaria, director del Newsweek y autor de El mundo después de USA, nos invita a mirar alrededor y a sorprendernos con que "el edificio más alto del mundo se levanta en Taipei y pronto lo hará en Dubái, la empresa más grande del mundo es china, la mayor refinería se construye en India, el mayor avión comercial es europeo, el más importante fondo de inversión tiene su sede en Abu Dhabi y la mayor industria cinematográfica ya no es Hollywood, sino Bollywood".

Interesante, el diagnóstico de este autor, que muy seguramente está entre quienes han llamado la atención de Obama. Dice así: "hace diez años estos rankings habrían sido liderados indudablemente por Estados Unidos... Mientras nosotros preguntamos por qué nos odian, ellos han evolucionado y se han comenzado a interesar por otras partes más dinámicas del mundo. Hemos pasado de un mundo antiamericano a un mundo postamericano".

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes