close
close
Jorge Restrepo

Recesión a la colombiana

Para que no se vaya la plata hay que cerrar ya el déficit fiscal con una reforma tributaria para reducir el riesgo del país y generar confianza.

Jorge Restrepo
POR:
Jorge Restrepo
agosto 03 de 2022
2022-08-03 07:47 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2022/04/20/62602d559bf34.jpeg

Me quedé corto cuando dije que estamos ante una ‘estanflación a la Colombiana’ pues todo indica que la situación será peor. El equipo técnico del Banco de la República -el más experimentado y capaz en materia de análisis macroeconómico- presentó su proyección de crecimiento de la economía para el año que viene: apenas un 1,1% en 2023 y por ahí se quedará en 2024.

El ingreso que generarán las empresas el año entrante, es decir, la plata con la que se paga el trabajo, los insumos, se importa y se cubren los impuestos, crecerá menos que el aumento de la población: cada uno de nosotros, en promedio, tendrá al menos, una recesión a la colombiana, como la llamaba Javier Fernández Riva.

Después de superar los fuertes tramacazos económicos de la caída de los precios del carbón y petróleo en 2020, la recesión de la covid-19 y los efectos de los bloqueos en 2021, nos encontramos con una economía desestabilizada y con un sólo motor cierto de crecimiento: las exportaciones.

Desestabilizada porque desde 1985 Colombia no tenía simultáneamente un déficit fiscal y un déficit externo -en cuenta corriente- como los que debe financiar el año que viene. Sólo de 1994 a 1998 tuvimos una situación parecida, y miren cómo nos fue.

Financiar estos déficits gemelos es cada vez más difícil y cuesta más: según el Instituto de Finanzas Internacionales el retiro de capitales de los mercados emergentes alcanzó niveles récord en los primeros cinco meses del año; sólo Colombia y Brasil, exportadores de materias primas, recibieron recursos y no vieron salidas de capital. Pero como Brasil, Colombia tiene hoy la prima de riesgo más alta de suramérica, y la tasa de interés que enfrenta la Nación para conseguir deuda alcanzó a superar el 8% en dólares a 15 años; eso ni pagaba uno por una hipoteca hace un año.

¿Cómo financiar al Gobierno y las importaciones con una muy probable recesión a la colombiana? La esperanza está en la bonanza exportadora y las remesas que han ayudado a superar a mantener el consumo y las importaciones. Pero no será suficiente.
La clave está en evitar el riesgo de que se comiencen a ir los capitales y que al agravarse el déficit externo se empeore el déficit fiscal.

Para que no se vaya la plata hay que cerrar ya el déficit fiscal con una reforma tributaria para reducir el riesgo del país y generar confianza.

Mejor dicho: consolidación antes que expansión del gasto público. Evitar una nueva década perdida requiere cinturón en el tesoro público; pero el mal augurio lo dio el mismo Ministro de Hacienda designado quien sostiene que “Para mi escuela de pensamiento esos déficits no son gemelos”.

No es austeridad fiscal, que agravaría la recesión, es sólo no hacer locuras.

Jorge Restrepo
Profesor de economía, Universidad Javeriana
Twitter:@jorgearestrepo

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes