close
close
Jorge Restrepo

Sistema de pilares

Hay varios problemas con el sistema de pilares para pensión: limita la capacidad de decidir de las personas ... y crea un nuevo impuesto al trabajo.

Jorge Restrepo
POR:
Jorge Restrepo
abril 25 de 2022
2022-04-25 08:00 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2022/04/20/62602d559bf34.jpeg

De un tiempo para acá se ha abierto paso una propuesta de reforma en materia de pensiones que se conoce como de ‘pilares’.

La idea, brevemente, es que los colombianos hagan cotizaciones tanto al sistema estatal -un pilar- y que ahorren en una cuenta de ahorro individual para financiar su retiro -el otro pilar-.

Tal vez la primera institución que propuso eso fue Fedesarrollo, hace un tiempo. Más adelante la Ocde propuso similar reforma para Colombia. En las consultas multipartidistas también la propuso Alejandro Gaviria.

En el Congreso de Asofondos, la semana pasada, la escuché de nuevo: Sergio Fajardo la mencionó proponiendo que la cotización se hiciera sobre una base de hasta dos salarios mínimos. En su momento Gaviria propuso que la base fuera un salario mínimo. Gustavo Petro -ausente en ese congreso- va mucho más allá y propone que el primer pilar tenga como base el ingreso laboral de hasta 4 salarios mínimos, lo que cubriría a toda la clase media y la gran mayoría de los colombianos que reciben un ingreso laboral, según el Dane.

Hay varios problemas con el sistema de pilares.

El primer problema es que limita la capacidad de decidir de las personas, la libertad de escoger, entre uno u otro sistema. Hoy en día cada quién decide, según lo que más le convenga, en qué sistema estar hasta antes de diez años de la edad mínima de pensión, y puede cambiar su decisión cada cinco años. En el sistema de pilares no puede uno dejar de cotizar al sistema estatal si no quiere.

Ése es el segundo problema y el más serio: crea un nuevo impuesto al trabajo pues convierte un ahorro obligatorio, propiedad de cada quien en su cuenta individual, en un impuesto puro que recibe la Nación y que usará para financiar el gasto público. Como esta cotización la recibe Colpensiones, esa entidad necesitará menos plata para pagar las pensiones, buena parte de las cuales van a personas que están entre los de mayor ingreso y riqueza de la población. De un ahorro propiedad de cada quien a un impuesto puro, y de allí a gasto regresivo.

Si la base del nuevo impuesto ‘de pilar’ es uno o cuatro salarios mínimos en cualquier caso lo pagarían todos los casi 7 millones de cotizantes activos de los 18 millones que hoy en día pueden cotizar al sistema de ahorro individual.

Ese impuesto además llegaría en el peor momento, pues aún no logramos recuperar el fuerte impacto de la recesión del 2021. En vez de imponer un nuevo impuesto al trabajo lo que se necesita es bajarlos, principalmente para los más jóvenes, los más viejos y las mujeres, las más golpeadas por la recesión.

En vez de dañar lo que ya existe, mejor olvidar esa iliberal, regresiva y dañina idea del nuevo impuesto al trabajo que supone el sistema de pilares.

JORGE RESTREPO
Profesor de Economía, Universidad Javeriana
Twitter: @jorgearestrepo

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes