Juan Carlos Restrepo

Carros, motos y chuzadas

El país tendrá que seguir invirtiendo -como viene haciéndolo- en fórmulas de transporte masivo en la

Juan Carlos Restrepo
POR:
Juan Carlos Restrepo
mayo 19 de 2009
2009-05-19 01:05 a.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/18/56c651e35749a.png

Hace algunos años, recuerdo haber leído en Francia una encuesta que se hizo a los alcaldes de aquel país. Se les preguntaba: ¿cuál es el problema más delicado de su municipio? Cerca del 70 por ciento de los burgomaestres respondió que era la congestión automotor en las calles de sus comunas y los insuficientes parqueaderos para tanto carro.

"Problemas de los países desarrollados", me dije a mí mismo; esto no tiene nada que ver con nosotros en Colombia, pensé. Ahora me doy cuenta que estaba profundamente equivocado.
A medida que salen estudios nuevos y proyecciones, se hace evidente que a la vuelta de pocos años los alcaldes colombianos (al menos los de las ciudades grandes y medianas) van a responder lo mismo que los franceses.

La Universidad de los Andes acaba de publicar una apasionante investigación realizada por un grupo de sus profesores, titulada: 'El transporte como soporte al desarrollo de Colombia. Una visión al 2040'. Allí encontramos proyecciones realmente escalofriantes de lo que nos espera en Colombia en materia de aumento de vehículos y de motos transitando por las desvencijadas carreteras y por las destruidas mallas viales en los años venideros.

Según este estudio, en el país hay actualmente cerca de 3 millones de vehículos y 2'350.000 motos. Para el 2025 habrá el doble de vehículos, 5'860.000 y casi el triple de las motos actuales: 7'820.000. Y para el 2040 las proyecciones son apabullantes: 10'420.000 vehículos y 12'930.000 motocicletas.

Rotundas consecuencias se derivan de este estudio: el país tendrá que seguir invirtiendo -como viene haciéndolo- en fórmulas de transporte masivo en las grandes municipalidades. Debe hacer un esfuerzo que no es inalcanzable, pero que es indispensable, de invertir una cantidad mínima por año en la construcción y mantenimiento de la red carretera.

La investigación de la Universidad de los Andes calcula esta inversión mínima en 1 por ciento del PIB por año, si no queremos ver colapsar definitivamente nuestras carreteras. Y, por último, deberemos hacer una reflexión profunda -como se ha solicitado en varias ocasiones desde estas mismas columnas- sobre la repartición razonable de las rentas públicas derivadas de los combustibles entre nación, departamentos y municipios.

Actualmente, la 'cabeza de león' de los ingresos fiscales derivados de los combustibles los recibe la nación, al paso que los departamentos y municipios (que son los responsables de la red secundaria y terciaria de carreteras) reciben la 'cola de ratón'. Por ejemplo, los departamentos tienen la inmensa responsabilidad de mantener la red secundaria que en términos de kilómetros representa el 42 por ciento de las carreteras del país. Tendría mucha lógica a este respecto que la nación le cediera a los departamentos el 50 por ciento de la sobretasa al acpm, como lo propuso recientemente la Federación Colombiana de Gobernadores. Sería justo que la nación cediera a las entidades territoriales recursos más importantes. La próxima discusión en el Congreso del proyecto de ley sobre tributación local que ha radicado el Gobierno debería ser una buena ocasión para ventilar este crucial problema.

Posdata. Hace algunos años, cuando José Obdulio Gaviria era director del Centro de Estudios Liberales de Antioquia, publicó una recopilación de sus escritos a la que le puso un título que entonces nadie entendió. Ahora, con la polémica sobre las investigaciones que adelanta la Fiscalía sobre quiénes dieron las órdenes desde la Casa de Nariño para las chuzadas ilegales que practicó el DAS, lo señalan a él y al Secretario General de la Presidencia, adquiere mucha claridad el extraño título que entonces le puso a sus escritos, Sí somos malos, pero mucho más de lo que se cree.

 

jotacrestrepo@yahoo.es

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado