close
close
Juan Carlos Quintero Calderón

Reorganicemos las inversiones

Así que si quiere que su empresa deje de ser ‘extra’ y sea la ‘protagonista’ del mercado invierta en su gente y desarróllelos, ¡Verá los resultados!

Juan Carlos Quintero Calderón
POR:
Juan Carlos Quintero Calderón
julio 06 de 2022
2022-07-06 07:05 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb3b2f167a7.png

Pasados los primeros meses del año, muchas empresas hacen los respectivos seguimientos de la gestión, y en medio de aciertos o desaciertos, cada una hace una autoevaluación de lo que han hecho y lo que harán, siempre dándole un importante valor a lo que está pasando en el mercado, un mercado, en el que cada día son más evidentes los entornos VUCA; volátiles, inciertos, complejos y ambiguos para preparase y afinar las estrategias.

De esas reflexiones, la mayoría de las empresas que no lograron la meta, coincide con la frase “falta de capacidad operativa” representada en: tecnología para agilizar los procesos, equipos para ser más productivos y publicidad para promover los productos, sin dejar de mencionar, que siempre se requerirá más personal en esta innumerable lista de falencias. Lo curioso, es que una vez identificada la necesidad se ajustan los presupuestos y siguen adelante, porque la solución es invertir en más tecnología, equipos, estimulación de la demanda y contratar uno que otra persona, siempre y cuando, este muy bien justificada la plaza.

Todo esto está bien, pero me causa curiosidad que en la mayoría de los casos nunca veo recursos destinados a invertir en la actualización del sistema operativo de la gente que trabaja en la empresa, es decir, en darle a la gente mayor capacidad no solo de ver las oportunidades de mercado y no sufrir de la terrible patología identificada por Theodore Levitt, llamada “Miopía del Marketing”, sino de tener un mindset diferente, pues, de que sirve actualizar el programa informático, tener más canales de atención y que las entregas se hagan más rápido, si las personas son resistentes al cambio, no tienen disposición a servir y el cliente termina siendo una molestia.

Esta situación, que bien podría ser una hipótesis, está respaldada por años de entrenamiento corporativo, en el que hemos identificado, que no se trata de poner a prueba la teoría de Frederick Taylor, de la administración científica del trabajo creando métodos para alcanzar una elevada eficiencia, pues, la gente, no es una máquina, los seres humanos somos más emoción que razón, bien lo enseña la naturaleza, primero crea el corazón antes que el cerebro, y pretendemos llenar a la gente de conceptos dejando a un lado la conexión de cada uno de ellos con el propósito organizacional.

Sin embargo, para dorar la píldora, expresión popular colombiana, que significa suavizar la situación, entregan la responsabilidad de actualizar a la gente a un pasante, aprendiz, o al que menos cobre, pero, si pagan los mejores programas de cómputo, ¿y por qué no una formación idónea y de calidad para sus colaboradores? Así que si quiere que su empresa deje de ser ‘extra’ y sea la ‘protagonista’ del mercado invierta en su gente y desarróllelos, ¡Verá los resultados!

JUAN CARLOS QUINTERO CALDERÓN
CEO & Founder Gestión de Marketing.

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes