Juan Lucas Restrepo Ibiza
columnista

'Nuestra Biodiversidad, nuestra comida, nuestra salud'

La capacidad futura de la agricultura para alimentarnos adecuadamente depende directamente de la agrobiodiversidad.

Juan Lucas Restrepo Ibiza
POR:
Juan Lucas Restrepo Ibiza
mayo 20 de 2019
2019-05-20 09:45 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc21375ef2.png

Mañana se celebra el Día Internacional de la Biodiversidad. Será una fecha para llamar a la reflexión y promover cambios urgentes que frenen la pérdida masiva de biodiversidad, un fenómeno cotidiano que pone en duda nuestra propia sobrevivencia, al menos como la conocemos.

El 6 de mayo la Plataforma Intergubernamental Científico-Normativa sobre Diversidad Biológica y Servicios de los Ecosistemas (Ipbes) publicó un informe el cual expertos de 50 países estimaron que un millón de especies animales y vegetales está en riesgo de extinción, y la mayoría podría darse en las próximas décadas. Las causas son, en gran parte, antropogénicas (generadas por el hombre) y, por ende, las soluciones también tendrán que serlo.

Y si en las especies animales la inminente desaparición del rinoceronte negro y de otras simbólicas ejemplarizan lo que sucede, en el sector agropecuario la situación es igualmente grave. La Convención de Diversidad Biológica estima que en el último siglo se han perdido más de 90% de las variedades de semillas de los campos agrícolas, así como la mitad de la diversidad de animales domésticos para consumo humano.

El eslogan del día de la biodiversidad este año es “nuestra Biodiversidad, nuestra comida, nuestra salud” porque la capacidad futura de la agricultura para alimentarnos adecuadamente depende directamente de la agrobiodiversidad, que se está presente en los sistemas de producción y sus encadenamientos con el mercado. La ciencia ha venido demostrando cómo un plato de comida más variado mejora la salud y la calidad de vida. Si los ministerios de Salud quieren que les alcancen sus presupuestos, deberían ser los más interesados en promover cadenas alimentarias más diversas.

También hay evidencias que demuestran que sistemas productivos más diversos disminuyen las pérdidas en los cultivos causadas por plagas y enfermedades, los costos de su control y son más resilientes a las presiones del clima. Es positivo ver que empresas como Syngenta comienzan a promover activamente más biodiversidad en franjas y bordes de los cultivos comerciales, dando pasos en la dirección correcta.

Una mayor agrobiodiversidad de plantas, animales, insectos y microorganismos en los sistemas productivos también provee servicios ecosistémicos y externalidades positivas para la sociedad, como más polinizadores o la protección y recuperación de los suelos, o mejor calidad del agua y del aire. Finalmente, una agricultura más biodiversa genera oportunidades económicas para millones de productores que no tienen un modo de vida digno produciendo unas pocas mercancías, cuando podrían dedicar parte de sus esfuerzos a producir alimentos diversos de mayor valor que puedan ser consumidos regionalmente.

En la construcción de una alianza estructural entre Bioversity International y el Centro Internacional de Agricultura Tropical, estos son justo los retos que nos desvelan. Sumamos nuestras fortalezas alrededor de una visión de “Sistemas alimenticios y territorios que sustenten el planeta, promuevan prosperidad y nutran a la gente”.

Estamos convencidos de que apalancándonos en las fronteras de las tecnologías y en el conocimiento tradicional, trabajando colaborativamente con los sistemas de innovación de los países y con sus agencias de desarrollo territorial, e influyendo desde la evidencia científica en las políticas globales y locales, seremos una parte minúscula, pero significativa para darle un giro a esta debacle y dejar un planeta biodiverso que pueda sostener una humanidad pacífica y en armonía.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado