Juan Manuel Ramirez M.
Columnista

El auge de las ‘fintech’

Queda claro que el país está abocado a la inclusión financiera como resultado de la evolución de la banca. 

Juan Manuel Ramirez M.
POR:
Juan Manuel Ramirez M.
septiembre 19 de 2019
2019-09-19 09:42 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7860c3a414.png

Si algo ha traído consigo el ecosistema creciente de la economía digital es el impulso a los negocios financieros tecnológicos -mejor conocidos como fintech- y la transformación de la banca.

El primero ha resultado una sorpresa en la medida que los emprendimientos les están permitiendo a los ciudadanos acceder a los servicios financieros de manera complementaria con el sector tradicional. En la lista de soluciones están los pagos, remesas, crowdfunding, inversiones, seguros, educación financiera, ahorro y hasta créditos que jamás ven unas instalaciones físicas.

De otra parte está la gran revolución de la banca que viene liderando buena parte del sector a través de la transformación digital de sus negocios.

En cada uno de sus procesos, los bancos se trazaron como una de sus premisas ahorrarles a los clientes las idas a sus sucursales el mayor número de veces posible, ofrecer una mejor experiencia de usuario, fortalecer las garantías de ciberseguridad y hacer más eficientes los procesos.

Un informe reciente de la firma Finnovista, denominado Fintech Radar Colombia, concluye que Colombia cerró el 2018 con 215 empresas fintech, de las cuales 78 se crearon el último año (al tiempo que 22 dejaron de existir), lo que significa un crecimiento del 45 por ciento. Tal ha sido la magnitud de los negocios financieros tecnológicos en el mundo que la inversión total pasó de 43.000 millones de dólares a 58.000 millones de dólares entre 2014 y 2018. Del total de startup que se clasifican como fintech, el 27 por ciento corresponden a empresas de pago y remesas; 20 por ciento, segmento de créditos; 14 por ciento, gestión de finanzas empresariales; 8 por ciento, Tecnologías Empresariales para Instituciones Financieras (ETFI) y 7 por ciento a la Gestión de Finanzas Personales.

El auge de las fintech ha sido tan pronunciado que el Gobierno y los gremios del sector financiero han dejado clara la necesidad de fortalecer el marco regulatorio para el apropiado funcionamiento de este nuevo segmento de negocio. En ese sentido, los ajustes a la normatividad deberían darse sobre la base de cuatro ejes: la protección de los datos de los usuarios, la defensa de los derechos del consumidor, el conocimiento del cliente y los mecanismos de prevención contra el lavado de activos. Por esa vía, entidades como la UIAF han expresado la importancia de proponer un proyecto de decreto que permita contribuir a la consolidación del ecosistema de pagos digitales y un estudio técnico para conocer las tendencias regulatorias en materia de identidad digital, además de otras iniciativas que permitan actualizar el orden normativo.

Con todo este panorama queda claro que el país está abocado hacia la inclusión financiera como resultado de la evolución de la banca y la complementariedad que ofrece el auge de las startup dedicadas a los negocios financieros tecnológicos. Ese logro también hace parte de la denominada Cuarta Revolución Industrial que a tantos preocupa y que no significa nada distinto a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.
Llevar la oferta del Estado a todo el territorio colombiano pasa por el aprovechamiento de la tecnología para la generación de valor desde la perspectiva del sector financiero.

Juan Manuel Ramírez
CEO de Innobrand
j@egonomista.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes