Juan Manuel Ramirez M.
columnista

EPA Colombia

Esta semana quedó suscrito el Tratado de Libre Comercio entre Colombia y el Reino Unido.

Juan Manuel Ramirez M.
POR:
Juan Manuel Ramirez M.
mayo 19 de 2019
2019-05-19 05:16 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7860c3a414.png

Esta semana quedó suscrito el Tratado de Libre Comercio entre Colombia y el Reino Unido, que no es nada distinto a una extensión del actual acuerdo con la Unión Europea y que cobra relevancia en caso de llevarse a cabo el brexit. Uno de los temas que queda en la agenda bilateral de Colombia es el Acuerdo de Asociación Económica (EPA, por sus siglas en inglés) con Japón, y que más allá de integrar los mismos componentes de un tratado de libre comercio contiene un fuerte enfoque en la generación de condiciones para la inversión extranjera directa (IED).

Aunque pareciera que el EPA está frenado, lo cierto es que ya se han acordado 16 de los 18 capítulos que lo componen y el Gobierno ha dicho que espera retomar conversaciones este año. Hay quienes sostienen que el intercambio comercial entre los países deja en una situación de desequilibrio comercial a Colombia, pero también hay sectores que reconocen que ese déficit puede compensarse con los altos niveles de inversión que Japón acostumbra destinar en las diferentes naciones con las que firma acuerdos de esta naturaleza.

Y esta es una oportunidad importante para Colombia, si se tiene en cuenta que, aunque la inversión extranjera ha crecido en el primer trimestre de este año, en el 2018 el balance fue negativo. El Banco de la República reportó que la IED para el 2018 cayó 14,1 por ciento frente al mismo periodo del año anterior. Mientras que en el 2018 el país recibió 8.679,2 millones de dólares, en el 2017 la cifra fue de 10.109 millones de dólares. Sin embargo, en el 2019 ese mismo indicador llegó a 3.363 millones de dólares, es decir, 22,6 por ciento más que en lo registrado al mismo corte del año pasado.

Algunos analistas también subrayan que Japón registra índices inferiores de inversión a los calculados por los defensores del EPA, pues aunque ocupa el decimotercer lugar en la clasificación de las economías más atractivas para las compañías transnacionales, su recepción de IED es débil. En contraposición, hay otros sectores que sostienen que uno de los principales beneficiados de este tipo de acuerdos es la actividad agrícola, que, en todo caso, suele recibir niveles de inversión muy importantes.

Por lo pronto, los empresarios que se benefician de las relaciones comerciales entre Japón y Colombia están a la expectativa de que el gobierno asuma un compromiso claro en relación con este acuerdo, que cumple ocho años desde que el primer ministro japonés de la época Yoshihiko Noda, visitó nuestro país para explicar su interés de sumar a Colombia al club de aliados comerciales en el que ya se encuentran Chile y México.

Ante ese panorama, otros acuerdos comerciales tan importantes como el TLC con Israel, que está prácticamente listo, se mantienen en la agenda, o el TLC con Corea del Sur, que en algún momento llegó a tener mucha fuerza, pero perdió impulso ante los temores de un mayor déficit comercial. Por lo pronto, Colombia reclama seguir creciendo en diversificación de mercados, en un momento en el que mundo está expectante ante la denominada ‘guerra comercial’ entre China y Estados Unidos.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado