close
close
Juan Manuel Ramirez M.
Columnista

Innovar para sobrevivir

Los países pueden optar por impulsar su creatividad en los procesos productivos o mantenerse congelados en el tiempo.

Juan Manuel Ramirez M.
POR:
Juan Manuel Ramirez M.
agosto 26 de 2021
2021-08-26 10:04 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7860c3a414.png

Por estos días, hace 11 años, la cadena de tiendas de películas Blockbuster se declaró en bancarrota mediante el capítulo 11 en los Estados Unidos, luego de haberse convertido en una exitosa compañía que se dedicaba al alquiler de videocintas, luego de lograr acuerdos directos con las productoras y habitar en grandes espacios que les permitían, a diferencia de las pequeñas tiendas, exponer todas las películas en amplios estantes que seducían al consumidor. De hecho, buena parte de esos pequeños alquileres localizados en zonas residenciales comenzaron a desaparecer progresivamente con el auge de la innovadora marca.

La historia culminó cuando las formas de consumir las producciones audiovisuales cambiaron y comenzaron a aparecer nuevas alternativas. De hecho, Marc Randolph, cofundador de Netflix, cuenta en su libro Eso nunca funcionará que en el 2000 la plataforma de streaming había surgido en medio de serias dificultades en su modelo de negocio y que Blockbuster era el perfecto aliado para impulsarla. Sin embargo, y pese a su crisis, la vieja cadena de alquileres de películas no encontró en Netflix una oportunidad y ese acuerdo nunca se cerró. Hoy, todos lo saben, Netflix es el gigante de una industria creciente a la que se han sumado otros como Disney, HBO y Amazon Prime y Blockbuster es cosa del pasado.

Esta historia tiene que ver con estos tiempos que estamos viviendo en el que los sectores económicos están llamados a sintonizarse con las nuevas formas de consumir y en el que los países no competirán por las materias primas sino por el talento de las personas. Andrés Oppenheimer habla en su libro Crear o morir de al menos cinco claves para aprovechar las oportunidades de estos tiempos que vivimos: crear una cultura de innovación, fomentar la educación para la innovación, derogar las leyes que matan la innovación, estimular la inversión en innovación y globalizar la innovación. En pocas palabras, los países pueden optar por impulsar su creatividad en los procesos productivos o mantenerse congelados en el tiempo.

Una discusión similar tiene el sector financiero donde los bancos dejaron pasar décadas sin atender las solicitudes de los consumidores sobre acceso a créditos, menos trámites y mecanismos no presenciales que faciliten sus servicios. Al mismo ritmo que la anterior historia, aparecieron las fintech para satisfacer esa necesidad y diseñar nuevas formas de servicio. Hoy, los bancos se encuentran desarrollando plataformas de servicios financieros digitales, ahorrando la presencialidad a sus usuarios, pero en un momento en el que los bancos digitales están creciendo mucho más rápido que los tradicionales. ¿Pasará lo mismo con el sector transporte donde el Blockbuster de la historia quiere impedir que el Netflix de esta novela se abra espacio en el mercado para beneficiar a los usuarios? Solo el tiempo lo dirá.
Juan Manuel Ramírez
Profesor adjunto U. del Rosario 
j@egonomista.com

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes