close
close
Juan Manuel Ramirez M.
COLUMNISTA

La nueva economía

Es aquella que se soporta en lo digital y trabaja de manera remota con sus empleados.

Juan Manuel Ramirez M.
POR:
Juan Manuel Ramirez M.
agosto 20 de 2021
2021-08-12 11:28 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7860c3a414.png

En las últimas dos semanas, las empresas colombianas de base tecnológica, nativas digitales o algunas de las que se han transformado para sacar provecho del mundo virtual han dado de qué hablar. Uno podría comenzar la lista con la plataforma de domicilios Rappi que no solo obtuvo más de 500 millones de dólares en su más reciente ronda de inversión sino que incrementó su valoración hasta los 5.250 millones de dólares. Está el caso del banco digital Nubank que logró una inversión récord de 1.150 millones de dólares del fondo de inversión Berkshire Hathaway, propiedad de Warren Buffet y cuyo creador, el millonario colombiano David Vélez, anunció que donará buena parte de su fortuna a obras sociales.

También, está la plataforma inmobiliaria La Haus que recibió 100 millones de dólares de un fondo de inversión donde están el magnate Jeff Bezos y el cantante Maluma. Y podríamos mencionar incluso plataformas de mensajería como 99minutos.com que logró más de 40 millones de dólares para su expansión en América Latina o la plataforma de comercio digital Vtex, presidida por un colombiano, que tocó recientemente la campana de la Bolsa de Nueva York. Ni qué decir de la plataforma de talento humano para trabajo remoto Torre, localizada en Silicon Valley y cofundada por Alex Torrenegra, que anunció la adquisición de la colombiana Travail para acelerar su crecimiento en el país.

Todo lo anterior sucedió en las últimas dos semanas, con un elemento en común y es que todas estas compañías, pese a sus enormes valoraciones de mercado, están despojadas de oficinas físicas, infraestructuras materiales y viejos liderazgos. Son compañías que hacen parte de la nueva economía, aquella que se soporta en lo digital y trabaja de manera remota con sus empleados, que algunos llaman economía colaborativa o del conocimiento y que se convirtió en la nueva fuente de dinero de grandes y pequeños conglomerados. Un sector con una demanda creciente de colaboradores en todas las disciplinas, no solamente ingenieros (Fedesoft calcula que hay más de 40.000 empleos disponibles en el sector TIC), pero que además presenta, según EduTIC, uno de los mejores promedios de salarios pagados.

Se trata de una nueva actividad económica para la que se requiere corregir asimetrías jurídicas, actualizar los esquemas normativos (reglamentación de plataformas), acelerar los permisos de funcionamiento (el caso de las fintech), preparar el talento humano desde la educación primaria con habilidades como el bilingüismo y la programación y garantizar la conectividad no solo de esa última milla de región a donde todavía no llega el Internet sino mejorar de manera competitiva la velocidad de las áreas urbanas donde se localizan empresas y profesionales para trabajar de manera remota. Ahí está el futuro y serán los primeros países que lo entiendan los que saquen provecho de esa coyuntura.

JUAN MANUEL RAMÍREZ M.
Profesor adjunto U. del Rosario
j@egonomista.com

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes