Juan Manuel Ramirez M.
columnista

Las lecciones del coronavirus

El confinamiento nos permitirá salir pronto de esta situación a un mundo en el que vamos a valorar la ciencia, la familia, los amigos y la naturaleza.

Juan Manuel Ramirez M.
POR:
Juan Manuel Ramirez M.
marzo 19 de 2020
2020-03-19 10:32 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7860c3a414.png

Es probable que desde la Segunda Guerra Mundial, la humanidad no entrara en una incertidumbre de tal magnitud como la que estamos viviendo por estos días: las noticias catastróficas que alimentan los titulares cada día por cuenta del coronavirus, la percepción de no saber cuándo terminará toda esta coyuntura, la desesperación de los gobernantes por hacer lo mejor posible y la incredulidad de una parte de la sociedad que quiere convencerse de que nada pasa.

Si en algo se diferencia este tiempo con el de 1945 es el avance de la tecnología. La revolución de la economía digital nos está ofreciendo una serie de alternativas para sobrellevar la situación.

De una parte, los medios de comunicación nos están informando en tiempo real sobre cómo avanza el virus a nivel global y qué han hecho bien o mal los demás países para que acá en Colombia no se cometan los mismos errores. Las cifras actuales han permitido extrapolar los datos hasta determinar el crecimiento aproximado de contagiados en el tiempo.

Por otro lado, las empresas han tenido que reinventarse haciendo teletrabajo con sus clientes y empleados, echando mano de las herramientas digitales. Como cambian los tiempos, ante la imposibilidad de hacer reuniones presenciales para no exponer a la gente al contagio del coronavirus esta modalidad de trabajo desde casa ha cobrado toda la relevancia.

Algunos de manera improvisada y otros con más experiencia están aprovechando las bondades de la tecnología para conectarse en teleconferencias, trabajar documentos en la nube e intentar llevar a cabo de manera virtual el mayor número de operaciones de negocios posibles.

La humanidad se está enfrentando a circunstancias adversas que obligan a ser responsables en el consumo de cualquier bien o servicio. Y en el mundo de la tecnología, la información circula a través de unos canales en internet que podrían saturarse. A la hora de conectarse y mientras se lleva a cabo el confinamiento desde casa, hay que ser conscientes de la importancia de no abusar del privilegio de mantenerse conectado con el mundo a través de las redes.

Por supuesto que los negocios no deben detenerse en el mundo digital ni las telecomunicaciones, pero sí hay que ser responsable con el consumo de ancho de banda (en eso influyen actividades como la descarga de videos, música y los videojuegos).

Un aspecto no menos importante en esta coyuntura corresponde al comportamiento en las redes sociales y la veracidad de las publicaciones en plataformas como WhatsApp.

Más argumentos, revisión de las fuentes de información y menos mensajes alarmistas contribuyen a evitar la generación de pánico entre las personas. Solo de esa forma se reducirá el volumen de fake news que puede ser, en este momento, uno de los peores aliados.

Y la recomendación final es quedarse en casa. Con los privilegios que nos ofrece la tecnología, hoy más que nunca es un deber mantenerse aislado.

El confinamiento nos permitirá salir pronto de esta situación a un mundo en el que vamos a valorar la ciencia, la familia, los amigos, la naturaleza y cada detalle de la vida. Fuerza y resiliencia ante la adversidad.

Juan Manuel Ramírez
CEO de Innobrand

j@egonomista.com

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes