Juan Manuel Ramirez M.
Columnista

Nación emprendedora

Recuerden que la industria tecnológica está registrando los mejores salarios promedios del mundo.

Juan Manuel Ramirez M.
POR:
Juan Manuel Ramirez M.
julio 29 de 2021
2021-07-29 06:30 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7860c3a414.png

En el último año, los emprendimientos latinoamericanos han logrado recaudar en las rondas de inversión más de US$20.000 millones, de los cuales por lo menos US$8.000 millones corresponden al último trimestre. En esa torta, la cuota colombiana es creciente con todo tipo de startups donde están las legaltech, proptech, edutech y fintech.

En pocas palabras, inmobiliarias y abogados virtuales, plataformas de domicilios, bancos digitales, servicios de movilidad, soluciones en bienestar y todo tipo de alternativas para hacer la vida más fácil en estos tiempos mediante el uso de la tecnología.

El riesgo no puede ser más alto para los fondos de inversión porque de cada 10 startups por las que apuesta un inversionista, 8 o 9 no funcionan pero esa última que sale adelante compensa con utilidades las pérdidas de las anteriores.

El mundo del emprendimiento es toda una montaña rusa, si se quiere hablar del apetito por el capital de alto riesgo, pero se ha venido consolidando como uno de los más grandes atractivos para inversionistas americanos y asiáticos que encuentran en estas marcas una alternativa para ver crecer sus recursos.

Muchos de esos emprendimientos no tienen más de dos años, han evolucionado tecnológicamente muy rápido, tienen alto reconocimiento en los medios de comunicación y como consecuencia de ello tienen a millones de usuarios en el mundo.

En su mayoría son dirigidos por jóvenes que no superan los 35 años y que encontraron un refugio en la economía digital para solucionar diferentes problemáticas que aquejan a la sociedad.

De allí que habilidades básicas como la programación, el bilingüismo, el marketing digital, la inteligencia emocional y los modelos de negocios sean importantes para complementar los conocimientos de las universidades.

Pero hay algo que debe llamar la atención frente a esta ola de inversión que entró en auge en los emprendimientos latinoamericanos, la mayoría registrados en los Estados Unidos. Se trata del destino de los recursos que provienen de los fondos de inversión.

Este dinero se invierte en la generación de empleo y en la promoción de las startups, dos actividades que en tiempos de trabajo remoto pueden implementarse desde los países de origen, como es el caso Colombia, impactando positivamente a la economía y al mercado laboral. Recuerden que la industria tecnológica está registrando los mejores salarios promedios del mundo.

Iniciativas como apps.co, las convocatorias de Innpulsa, eventos como Inspira TIC, Inspire Day, Andicom y el UR Steam de la Universidad del Rosario deberían apuntar a acompañar a los emprendedores en la monetización de sus startups, la negociación frente a fondos de inversión y la sostenibilidad en el tiempo de sus empresas. Así convertiremos a Colombia en una nación emprendedora, con iniciativas formales, de alto impacto y sintonizadas con la Cuarta Revolución Industrial.


Juan Manuel Ramírez M.
Profesor adjunto U. del Rosario / j@egonomista.com

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes