Juan Manuel Ramirez M.
Columnista

Populismo regulatorio

Decirles a los usuarios que solo tienen bus, bicicleta o taxi (porque metro solo hay en Medellín) es tirarles la puerta en la cara. 

Juan Manuel Ramirez M.
POR:
Juan Manuel Ramirez M.
julio 08 de 2021
2021-07-08 07:00 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7860c3a414.png

En los últimos días, la Superintendencia de Transporte pidió a 31 alcaldes en Colombia sancionar a los conductores de carros particulares que presten servicios ilegales de transporte. Y aunque la medida no menciona a las plataformas de movilidad, entre líneas queda claro que más de 300.000 conductores que se conectan con usuarios a través de estas soluciones tecnológicas en las principales ciudades podrían pagar hasta 700 salarios mínimos de multa. Hay que recordar que las plataformas se han convertido en el mundo en una nueva fuente de ingresos para miles de familias que encontraron en la creciente e insatisfecha demanda de servicios de movilidad de las ciudades una oportunidad de progreso.

La medida, que podría considerarse coercitiva, coincide con el hundimiento del proyecto de Ley que cursaba en el Congreso en la pasada legislatura y que buscaba no solamente reglamentar las plataformas de movilidad sino además fortalecer el segmento de taxis en Colombia tan afectado por la existencia de los tradicionales cupos. La iniciativa trazaba reglas claras de funcionamiento para un mercado creciente, resolvía preocupaciones sobre las pólizas y el pago de impuestos, entre otros aspectos claves para nivelar la cancha entre las partes. ¿Cuál es el asunto? Que hay mercado para todos.

Con los problemas de inseguridad en las ciudades, la incapacidad del sector transporte de suplir la alta demanda de los pasajeros en horas pico y la enorme necesidad de avanzar en reactivación económica, decirles a los usuarios que solo tienen bus, bicicleta o taxi (porque metro solo hay en Medellín) es tirarles la puerta en la cara o al menos esa es la sensación que queda cuando uno escucha las declaraciones del Superintendente de Transporte. No existe interés alguno de esa entidad de involucrarse en los debates del nuevo mundo, en aquellos que atañen a ese sueño de Silicon Valley que tanto menciona el Gobierno y que más pareciera que fuera un tema incómodo para la autoridad.

Creer que el debate de las plataformas es de orden jurídico exclusivamente y que no atiende a la necesidad de tener una regulación inteligente, sintonizada con la Cuarta Revolución Industrial y con las nuevas dinámicas del consumidor no es más que una muestra de populismo regulatorio. En un año electoral no puede ser más oportuno salir a conquistar a un sector que siempre es utilizado para fines políticos y que luego se olvida como a todos los demás. Y aunque se perdió la oportunidad de poner reglas claras en el sector, ningún trino será suficiente para frenar a los cientos de miles de usuarios que ya encuentran en las plataformas de movilidad y, por esa vía, en los conductores de carros particulares otra opción tan válida como la de los taxistas para desplazarse a sus destinos. La economía digital es incontenible.

Juan Manuel Ramírez M.
​CEO de Innobrand 
j@egonomista.com

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes