close
close
Juan Manuel Ramirez M.
Columnista

‘Sostechnibilidad’

El discurso del Presidente no es para nada descabellado y que por el contrario sí demanda atención de todos los del ecosistema de la economía digital.

Juan Manuel Ramirez M.
POR:
Juan Manuel Ramirez M.
noviembre 25 de 2021
2021-11-25 08:41 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7860c3a414.png

Hace unos días culminó Andicom y uno de los temas que quedó sobre la mesa, luego de la instalación del presidente Iván Duque, que retornaba de la cumbre del COP26 en Glasgow (Escocia), es la necesidad de pensar la economía digital desde su impacto en el cambio climático. Aunque a algunos no les sonó el discurso porque esperaban números sobre la industria TIC antes que hablar de ‘Sostechnibilidad’, lo cierto es que otros encontraron relevante la presentación en la medida que en la agenda hay retos como reducir los gases de efecto invernadero al 51 por ciento para el 2030, lograr un carbono neutral para el 2050, aumentar al 30 por ciento las áreas protegidas en el territorio y garantizar un tope de 1,5 grados en calentamiento global.

Uno de los temas de mayor relevancia en esa agenda por su impacto sobre el consumo de servicios digitales es el proceso de transición energética que vive una parte del mundo y en el que Colombia se ha embarcado desde hace algunos meses.

Probablemente la industria automotriz lo entendió y por eso ha comenzado a seguirle los pasos al fabricante de vehículos eléctricos Tesla que logró dispararse en ventas, pese a lo poco competitivos de sus precios; demostraron que hay un nicho cautivo que está dispuesto a comprar este tipo de automóviles.Y Colombia ha hecho lo propio desde Ecopetrol, dónde se ha anunciado un plan de diversificación sostenible de sus negocios que le permita al país contar con fuentes de energías alternativas.

Probablemente el mejor ejemplo de la urgencia de avanzar hacia una fuente de energía sostenible en estos tiempos es la minería de datos que permite la creación de criptomonedas y que demanda el uso de millones de servidores en todo el mundo, funcionando las 24 horas. Bien lo dijo un candidato presidencial, hace algunos días: “Resulta una paradoja que se creen Bitcoins (que son monedas digitales del nuevo mundo) a base de fuentes de energía convencionales y que agravan los niveles de cambio climático”. El Salvador ha dado una lección mediante un proyecto ambicioso (pese a la oposición del FMI y muchas otras instancias) sobre cómo implementar las criptomonedas como mecanismo de intercambio soportado en una fuente de energía alternativa proveniente los volcanes.

Y la conectividad hace su aporte al debate en la medida que los países menos competitivos en velocidad de Internet exponen a sus millones de usuarios a tiempos más extensos en descarga de datos que al tiempo demandan miles de horas adicionales de servidores y equipos electrónicos encendidos, conectados a fuentes de energía convencionales.

Todo un panorama que, al final de cuentas, hace pensar que el discurso del Presidente no es para nada descabellado y que por el contrario sí demanda atención de todos los que hacemos parte del ecosistema de la economía digital.

Juan Manuel Ramírez M.
Profesor Universidad del Rosario 
j@egonomista.com

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes