Julián Domínguez Rivera
columnista

Regiones más conectadas

El presidente Iván Duque ha señalado que trabajará en la articulación del nivel central con las regiones.

Julián Domínguez Rivera
POR:
Julián Domínguez Rivera
julio 26 de 2018
2018-07-26 08:47 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb39773bede.png

La afortunada designación como Ministro de Comercio, Industria y Turismo de una persona de las calidades técnicas y académicas como las que ostenta el doctor José Manuel Restrepo, lo es aún más dado su convencimiento de la importancia de las regiones para el éxito y sostenibilidad de las políticas en la cartera que liderará a partir del 7 de agosto.

Como lo lleva por años señalando el gurú de la competitividad, Michael Porter, la región es la célula del desarrollo del país, por ser la plataforma sobre la cual se asientan las empresas que, a su vez, son las que producen riqueza y bienestar para la población.Para ello, es necesario verlas como un sistema, es decir, integradas en propósitos comunes, unidas en una visión compartida. Al contrario de lo que hemos hecho en Colombia por décadas, al considerar a las regiones como entes aislados con dinámicas individuales, la base para un desarrollo sostenible del país es verlas como partes integradas a un todo más amplio, de carácter nacional y global.

En el 2014 un interesante programa del Departamento Nacional de Planeación Nacional con expertos en diversas áreas, denominado ‘Misión para el Sistema de Ciudades’, reveló que las principales capitales en Colombia buscan más su conexión con los puertos que con otras ciudades colombianas.

No cabe duda de que, para que Colombia sea un país de ingresos altos, debe participar como un jugador importante en los mercados globalizados. Para ello, es necesario pensar cómo generar ciudades y regiones abiertas y sostenibles, que sepan cuál es su apuesta en ese nuevo orden y cómo se interconectan para aprovechar las oportunidades que ofrece el país, muy apetecidas en el exterior como se evidencia con la llegada frecuente de inversionistas extranjeros.

Serán fundamentales las políticas y los programas que se impulsen desde y para las regiones en cuanto a su sofisticación productiva y la modernización de su plataforma para facilitar los negocios y la actividad empresarial, pero no de manera aislada, sino generando sinergias regionales, para que el equipo ganador en el plano internacional sea Colombia, que es a lo que debemos apuntar.

Se requiere, entonces, tener en cuenta unos principios para abordar el desarrollo regional, entre los cuales me atrevo a señalar los de equidad en las políticas; fortalecer la institucionalidad y el nexo técnico entre el Estado central y las regiones para solucionar la asimetría entre los problemas y las capacidades locales para resolverlos; la articulación permanente entre ambas instancias, y que se escuche a las regiones en la determinación de sus apuestas productivas.

El presidente Iván Duque ha señalado que trabajará en la articulación del nivel central con las regiones, con el fin de solucionar las enormes deficiencias que produce esta falta de trabajo orquestado entre ambos niveles, que genera una atávica y costosa ineficacia de las políticas nacionales en los departamentos y municipios. En este sentido, entre otros temas, se requiere que el trabajo fluido en programas empresariales de formalización, emprendimiento e innovación, en planes de vivienda y en infraestructura.

La búsqueda del desarrollo es un esfuerzo permanente y de largo plazo. Una acción perseverante, un trabajo sistemático, de constante retroalimentación, que permite construir conocimiento y capitalizar las lecciones producto de la experiencia, que es a lo que debemos apuntar para romper los obstáculos que frenan el crecimiento.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado