Julián Domínguez Rivera
columnista

Resiliencia empresarial

Lamentablemente son muchos a los que la crisis no les dejó opciones y tuvieron que cerrar.

Julián Domínguez Rivera
POR:
Julián Domínguez Rivera
febrero 22 de 2021
2021-02-22 07:30 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb39773bede.png

¿Qué ha pasado con el sector empresarial cuando estamos próximos a cumplir un año del inicio de la pandemia, uno de los periodos más difíciles en la historia de nuestro país? Ha luchado, se ha adaptado para superar imprevistos, transformar su producción y canales de comercialización, se ha comprometido con la sociedad al conservar sus puestos de trabajo y con la salud de los colombianos al invertir importantes recursos en protocolos de bioseguridad.

Lamentablemente son muchos a los que la crisis no les dejó opciones y tuvieron que cerrar. Esperamos que a medida en que se consolida la reactivación de la economía puedan retomar sus emprendimientos, por eso celebramos el comienzo de la vacunación y estamos dispuestos a acompañarla desde el sector privado con la logística necesaria.

En la más reciente ‘Encuesta de las Cámaras de Comercio de Monitoreo del Impacto de la Covid-19 en las Empresas’, aplicada a 8.263 empresarios de todo el país, el 63,2% indicó que ha mantenido su planta de personal y el 3,8% dice que la aumentó, una muestra de resiliencia que hay que aplaudir y acompañar, si tenemos en cuenta que el 99% del total son micro, pequeños y medianos empresarios.

Otro reflejo de que el sector empresarial del país sigue adelante pese a las dificultades es que el 63%, además de sus canales de venta presenciales, adoptaron las nuevas tecnologías para comercializar a través de redes sociales, páginas web, marketplace o servicios a domicilio.

Y corroborando que el sector formal de la economía no es la principal fuente de contagio y que respeta las normas sanitarias, el 50,6% de los empresarios destinó hasta el 20% de sus ingresos para protocolos de bioseguridad y el 20,5% invirtió hasta el 40% de sus ingresos.

Es esencial que este esfuerzo de los empresarios sea acompañado por toda la población que no debe aflojar en las medidas de autoprotección, esenciales para evitar nuevos picos.

Asimismo, con la conciencia de las autoridades locales de que la protección de la salud no va en contravía con la actividad económica. Porque si bien los empresarios colombianos están poniendo todo de su parte, el 90% de los encuestados señala que no está en la capacidad financiera y productiva para soportar nuevos cierres.

Una lección que nos deja esta crisis generada por la pandemia es que el bienestar y el crecimiento dependen en gran medida de que el sector productivo pueda seguir operando para generar un círculo virtuoso de confianza que proteja y genere empleo, y recursos para avanzar en los programas públicos de bienestar social.

Otra lección fundamental es que va en contravía de la competitividad del país usar la pandemia como excusa para debilitar instituciones que son clave para el crecimiento del sector empresarial. Afectar lo importante con el objetivo de resolver lo urgente nunca será el camino que, sin duda, se construye fortaleciendo las palancas del desarrollo productivo.

Julián Domínguez Rivera
Presidente de Confecámaras y del Consejo Gremial Nacional

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes