Luis Alberto Zuleta J.
Coyuntura

La economía política de la reforma tributaria

Evidentemente el momento es crítico para exigirles algo a todos los agentes económicos que pueden aportar.

Luis Alberto Zuleta J.
POR:
Luis Alberto Zuleta J.
mayo 03 de 2021
2021-05-03 07:30 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc2595bece.png

Un breve recuento de la evolución del tema desde inicios del siglo es de utilidad para ver los árboles y el bosque.

Desde 1990 la participación del gasto del Estado como proporción del PIB ha sido superior a la misma participación con respecto a los ingresos. Esto ha exigido recurrentes reformas tributarias en las dos décadas del siglo.

Al despuntar el año 2000 el país contó con la Misión dirigida por el desaparecido Alberto Alesina y la Secretaría de Fedesarrollo que planteó los pesos y contrapesos de las decisiones públicas sobre administración de recursos y planteó una “reforma tributaria estructural” con fuerte énfasis sobre recaudo a partir de Impuesto a las Ventas (IVA).

En los estudios técnicos de Alesina siempre buscó combinar el esfuerzo en el lado de ingresos con el lado del gasto. Más adelante en la década, también Fedesarrollo (2016) produjo documentos de reforma sobre la vía de ingresos y la vía del gasto. El cambio abrupto en los ingresos petroleros desde el 2014 dificultó el ajuste fiscal adecuado, pero se hizo un ajuste ingreso-gasto con éxito parcial.

Luego vino la pandemia con los efectos nocivos de la peor crisis económica del país en términos de desempleo, niveles de pobreza, desigualdad y destrucción de empresas.

Crecimiento

Esta administración introdujo en sus reformas la novedad de incorporar el objetivo del crecimiento económico y la estructuración de un paquete de subsidios equivalente a un “ingreso básico garantizado” para las familias vulnerables, incluyendo la devolución del IVA, a raíz de los efectos inequitativos de la pandemia.

El país cuenta hoy con varios análisis técnicos serios: uno muy comprensivo de Fedesarrollo que incorpora propuestas de reforma laboral, pensional y tributaria. No obstante, la urgencia y dificultad del momento sigue aplazando el imperativo de una buena reforma pensional.

También se cuenta con las propuestas técnicas de Anif y el Ministerio de Hacienda que combinan la estructuración de una red social con fuentes y usos tributarios.
El Gobierno también impulsó una Misión de expertos internacionales concentrado en las exenciones no justificadas.

De otro lado, han aparecido otras propuestas y análisis, que buscan otro tipo de fuentes sin conectarlas con los usos, u otras que descalifican el propósito social de atender la mayor inequidad producida por la pandemia, o dejar sin modificación las fuentes principales: IVA y renta.

Decisiones oportunas

Evidentemente el momento es crítico para exigirles algo a todos los agentes económicos que pueden aportar, pero como en las finanzas de las empresas y las familias, en momentos críticos es necesario tomar decisiones oportunas para evitar catástrofes.

Igualmente, es claro que algunos partidos políticos encuentran poco atractivo tomar decisiones difíciles en coyunturas preelectorales y la administración actual debe avanzar en el tema, independientemente de la coyuntura política.

También está la presión de los mercados internacionales que financian nuestras necesidades de recursos exigiendo sostenibilidad fiscal para mantener una calificación de deuda que no implique mayores costos financieros hacia adelante.

Esfuerzos razonables

¿Cuáles son los objetivos de una reforma que sea viable pero audaz en esta coyuntura?
Sin duda alguna, el principio de equidad en esta coyuntura difícil es un imperativo categórico. La magia está en encontrar una difícil pero posible combinación de esfuerzos razonables de las personas naturales que no tributan suficientemente, particularmente las que se financian con rentas de capital, vs una tasa de tributación empresarial que permita la inversión de mediano y largo plazo.

Una novedad que se introduce también como imperativo de aquí en adelante es la sostenibilidad ambiental compatible con los objetivos anteriores. La Misión de Crecimiento Verde de años recientes arrojó luces que están plasmadas explícitamente en algunas de sus propuestas.

Finalmente, el desarrollo productivo del futuro no puede descuadernarse en una reforma tributaria desconociendo la realidad de la relación insumo-producto de todos los sectores económicos, particularmente el agrícola e industrial.
De la misma manera, una reforma tributaria debería ser consistente con la del mercado de capitales en lo que se refiere al ahorro de las familias.


Luis Alberto Zuleta J.
Consultor empresarial
zuldezub@lzuletaj.com.co

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes