Luis Alberto Zuleta J.
columnista

Senda de crecimiento de mediano plazo

Si se busca obtener crecimiento sostenible, se requiere gran consistencia entre las políticas sectoriales y las macroeconómicas. 

Luis Alberto Zuleta J.
POR:
Luis Alberto Zuleta J.
abril 22 de 2019
2019-04-22 09:25 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc2595bece.png

Cuando se habla de las bases de crecimiento de los sectores productivos en una economía, es conveniente evocar una de las máximas de uno de los mejores observadores de los modelos de desarrollo económico en el mundo, Dani Rodrick, cuando afirma, categóricamente en muchos de sus escritos, que no hay desarrollo productivo sin fundamentales macroeconómicos sólidos.

La entrada de Colombia a la Ocde es una buena noticia en esa dirección, pues permite un monitoreo permanente del tema comparado con los países de mayor desarrollo. Por otra parte, es conveniente recordar que el país es reconocido entre analistas internacionales por contar con una tecnocracia que busca la mejor estabilidad posible dentro de los ciclos económicos, independientemente de los ciclos políticos. En cabeza de los principales ministerios económicos y del Banco Central están hoy profesionales que representan, en buena medida, esa tendencia.

El Banco de la República sigue sosteniendo una política acertada sobre sus tasas de intervención, que garantiza a la vez credibilidad de los agentes privados y una vigilancia permanente sobre el consumo de los hogares, de manera que la demanda de crédito y su calidad permita mantener la salud del sistema financiero, como en efecto viene ocurriendo.

Después de la aprobación en el Congreso de la Ley de Financiamiento, que marcó el espacio tributario para el Gobierno, hay que destacar que se han venido tomando decisiones importantes para el mediano plazo, como el ajuste de la regla fiscal para hacer frente a la migración venezolana. El Ministro de Hacienda, también ha anunciado que en el Marco Fiscal de Mediano Plazo se incorporarán ajustes consistentes con una política de responsabilidad fiscal. Por otra parte, en el proyecto de ley de presupuesto para el año 2020 se incorporarán reducciones significativas en el gasto público.

El Plan de Desarrollo, bitácora de los gobiernos, en el caso colombiano para sus inversiones sectoriales, incluyendo gasto social e inversión en bienes públicos, tiene una concepción afín al pensamiento del premio nobel Angus Deaton, que busca apoyar a los sectores más vulnerables para impedir que se escapen del circuito económico. Pero es un documento denso que requerirá en su ejecución un enorme esfuerzo de coordinación y focalización.

Las políticas macroeconómicas deben ser consistentes con las condiciones de competitividad de los ramos productivos en el largo plazo. En este contexto, es fundamental observar continuamente el alineamiento de las trayectorias que siguen las tendencias de precios domésticos, salario mínimo, costos internacionales y tasa de cambio.

El impulso por parte del gobierno de subsidios masivos a productos básicos, sin ninguna exigencia sobre las condiciones de productividad del mediano plazo, no es consistente con el desarrollo productivo sostenible. Tampoco lo son las alzas indiscriminadas en aranceles que protegen a unos productores, encarecen los insumos de los productos de los consumidores nacionales y dificultan la competitividad de las empresas que en el mercado colombiano compiten con las multinacionales más importantes, tal es el caso de la discusión actual de los sectores textil y de confecciones. Se requiere gran consistencia entre las políticas sectoriales y macroeconómicas, si se busca obtener crecimiento sostenible.

Luis Alberto Zuleta J.
Consultor empresarial
zuldezub@lzuletaj.com.co

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes