Luis Arango Nieto
columnista

Cambios políticos y relaciones con EE. UU.

La independencia de los estados está mostrando que la ruta para el intercambio comercial, está en ellos mismos y no en la capital estadounidense.

Luis Arango Nieto
POR:
Luis Arango Nieto
julio 10 de 2019
2019-07-10 10:05 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc2677e3eb.png

Bien hizo el Presidente Duque en ir a California y entrevistarse con los gigantes tecnológicos y lograr visibilizar el interés de Colombia en estos aspectos y de esta forma resaltar que en los estados, lejos de Washington, se presentan oportunidades para nuestro desarrollo económico, dejando a esta ciudad para asuntos más globales como narcotráfico, migración y defensa.

Estados Unidos es un gobierno federal, hoy en día lo es aún más, y los cambios políticos se están dando en las regiones y no en Washington. Los estados definen su propio desarrollo, llegando a modelos contrarios. En reciente artículo, la revista The Economist, lo muestra así al analizar los dos estados más importantes de la unión americana: California y Texas.

En las últimas décadas estos dos estados han tomado direcciones opuestas. Mientras Texas ha tomado la vía liberal de limitada intervención estatal, a través de un bajo marco regulatorio, sumado cero impuestos estatales; California ha sido más restrictivo manteniendo una alta tasa de tributación (13%, la más alta del país), un amplio marco regulatorio e intervención estatal.

Lo anterior se refleja en el crecimiento controlado de las ciudades en California, mientras en Texas las ciudades se expanden con pocas restricciones. Por otra parte, Texas parece de la “cuerda” de Trump, pues poco le preocupa la situación ambiental, mientras California se convirtió en un ícono en este aspecto. Aquí no se está hablando de pequeños estados. Al comparar el PIB de estos dos estados, con los diferentes países, se encuentra que Texas es la décima economía por encima de Canadá, mientras California es la quinta por debajo de Alemania.

La actitud xenófoba del presidente Trump no le ha permitido caer en cuenta que algo más del 40% de la población de estos dos estados es de origen hispano, lo cual aparentemente se ha convertido en un estímulo para la generación de empleo. En los últimos 20 años, entre los dos estados, han desarrollado la tercera parte de los nuevos empleos del país.

Estos dos estados educan el 25% de los niños del país, muchos de ellos en estado de pobreza y cuya lengua nativa no es el inglés. El nivel de la educación escolar en ambos estados está por debajo del promedio nacional. La educación universitaria también tiene problemas de calidad, tan es así que los legisladores estatales han venido priorizando este campo. Aquí, Colombia debe mirar cómo están mejorando la educación universitaria pública. El árbitro de las políticas estatales es la misma población, es así que se está presentando una migración hacia Texas por sus bajos impuestos y por la facilidad de hacer negocios.

Estos estados con políticas opuestas merecen un análisis, con el objeto de sacar conclusiones comparativas entre un desarrollo liberal y uno conservador y buscar en estas experiencias enseñanzas para nuestro desarrollo.

Finalmente, la profunda independencia de los estados, en cuestiones de desarrollo, está mostrando que el camino para el intercambio comercial y económico, como lo demostró el Presidente Duque, está en ellos mismos y no en la capital estadounidense. Aquí se abre el interrogante sobre qué hay de nuevo en los diferentes estados y de alguna manera desarrollar contactos, no solo con el sector privado sino también con las autoridades estatales.

Luis Arango Nieto
Exviceministro de Agricultura
larangon@gmail.com


Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado