Luis Arango Nieto
Columnista

Desarrollo agropecuario

La Corte Constitucional se propone emitir (a hoy no hay decisión) una sentencia sobre los procesos de prescripción adquisitiva de los predios baldíos.

Luis Arango Nieto
POR:
Luis Arango Nieto
marzo 23 de 2021
2021-03-23 07:30 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc2677e3eb.png

Todo indica que el país no quiere un desarrollo agropecuario a pesar que muchas voces en diferentes estamentos de la sociedad lo reclaman. Sin embargo, está la necesidad de remplazar las exportaciones de hidrocarburos y sustituir importaciones. El sector llamado a hacerlo, por lo menos parcialmente, es el agropecuario.

Se importan 12 millones de toneladas de alimentos y la mitad es maíz que es un cultivo mecanizado que ya ha demostrado su competitividad cuando se aplica tecnología y eso ya existe, la tierra está presente en grandes extensiones, pero con talanqueras para su desarrollo.

El verdadero desarrollo agropecuario ha estado estancado por la inseguridad jurídica sobre la propiedad de la tierra, lo que ha impedido las verdaderas inversiones nacionales y extranjeras. Esta inseguridad radica en dos leyes y en una intención de la Corte Constitucional. La ley 1448 de 2011, la ley 160 de 1994 y la prescripción adquisitiva de predios baldíos.

La ley 1448 o ley de víctimas y restitución de tierras si bien es una ley justa y necesaria y ha tenido éxito, pero en varios casos sus procedimientos, muchas veces sin verdadero respaldo jurídico, están llegando a violar los derechos de poseedores o propietarios. Además, la carga probatoria recae sobre el poseedor o propietario abriendo la puerta a que cualquiera pueda reclamar la propiedad de un predio generando inestabilidad. Sobre la ley 160, muy discutida, existe una especie de limbo jurídico acerca de la legalidad de adquirir predios que originalmente fueron adjudicadas como baldíos en tamaños superiores a la UAF regional.

Referente a la intención, la Corte Constitucional se propone emitir (a hoy no hay decisión) una sentencia sobre los procesos de prescripción adquisitiva de los predios baldíos.

Estos predios no son bienes baldíos en el sentido estricto sino se presume propiedad privada que no tienen dueño conocido ni antecedentes de registro. Desde hace cerca de 80 años, por su explotación económica y posesión, la Corte Suprema avaló la figura de “prescripción adquisitiva de predios baldíos”, que no es más que la autorización a la posesión y explotación.

La Corte Constitucional se propone dejar sin efectos las sentencias de “prescripción adquisitiva de dominio”, que afectará a más de 30 mil predios y así agregar más inestabilidad. Todo esto son talanqueras puestas al desarrollo agropecuario a gran escala. Si bien el 70% de los alimentos que se consumen provienen de pequeños productores y es necesario seguir estimulando y protegiendo esa agricultura, es también cierto que se debe promover el desarrollo agropecuario a gran escala que es la forma para sustituir esas importaciones, de al menos maíz.

Finalmente, el gobierno, el Congreso y la corte deben tomar decisiones de Estado para despejar las tinieblas que sobre la seguridad jurídica de la propiedad rural se presentan y están limitando el desarrollo agropecuario.

Luis Arango Nieto
Exviceministro de Agricultura

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes