Luis Felipe Chavez
Columnista

Ius Naufragii

Hoy en día, problemas como el encallamiento del Ever Given son la base jurídica del derecho ultramar.

Luis Felipe Chavez
POR:
Luis Felipe Chavez
abril 15 de 2021
2021-04-15 07:30 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2021/03/18/6053d0a4ccfde.png

Miles de millones de Euros comenzaron a sonar en los teléfonos de la empresa holandesa Boskalis, líder en dragados fluviales y marítimos y uno de los proveedores de embarcaciones marítimas más importante del mundo, debido al encallamiento ocurrido el pasado 23 de marzo del Ever Given en el canal de Suez.

Todas las llamadas tenían que ver con las preocupaciones del casi 10% de las navieras del mundo que pasan constantemente por este canal y que comenzaban a perder dinero cada minuto que el encallamiento se mantenía estático.

La empresa holandesa fue la contratada para realizar la maniobra de desembotellamiento donde más de trescientos barcos tenían como fin pasar desde el mediterráneo al mar rojo acortando la ruta comercial entre Europa y el sur del Asia, lo que la ha convertido en una de las rutas más importantes y utilizadas del mundo.

Osama Rabie, jefe de la autoridad única del canal de Suez, ya comenzaba a sentir el peso de las explicaciones del por qué una maniobra tan sencilla y ágil como lo es el atravesar un canal tan ancho como el de Suez, le ha costado al comercio marítimo millonarias pérdidas inclusive previendo la escasez de algunos productos que puede incluso ocasionar inflaciones estacionarias.

Algunos medios han culpado a las altas corrientes desérticas de viento que suscitaron un movimiento repentino del gran barco y otras, a un descuido por parte de la tripulación en la velocidad crucero.

El historiador Jaques Le Goff explica que, en la historia del comercio marítimo, la velocidad ha sido también un problema donde constantemente hay encallamientos, pérdidas del tiempo en los puertos debido a las demoras en las nacionalizaciones de productos y en algunos casos comida perecedera que se llena de animales o se pierde en su totalidad. La mayoría de las aseguradoras internacionales cobran altísimas sumas de dinero por proteger este tipo de problemas comercio-marítimos.

En la historia de la Edad Media, hay un concepto importantísimo en la era de las navegaciones mediterráneas y era que, si la nave encallaba en alguna costa, todo su contenido incluidas las personas le pertenecían automáticamente a ese territorio.
Ese concepto se llamaba Ius Naufragii.

Mas tarde el derecho mercantil adaptó ciertas leyes del derecho romano, lo cual prohibiría esta costumbre macabra para los mercaderes de ultramar pues había promovido el pillaje y la piratería costera.

Hoy en día, problemas como el encallamiento del Ever Given son la base jurídica del derecho ultramar donde por un segundo que se pierda todos pierden incluyendo las aseguradoras.

¿Qué tal que Ius Naufragii existiera hoy? ¿O será que si existe?


Luis Felipe Chávez Giraldo
Historiador

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes