Luis Guillermo Plata Páez
Columnista

El aprovechamiento de los TLCs

Los TLCs son factor de atracción de inversión extranjera y una herramienta que facilita la inserción de las empresas locales en las cadenas globales. 

Luis Guillermo Plata Páez
POR:
Luis Guillermo Plata Páez
junio 26 de 2019
2019-06-26 09:18 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7cd0d20472.png

Según los argumentos esgrimidos por algunos congresistas y analistas en los meses recientes, las importaciones generan desempleo y los TLCs exponen a la ruina a los sectores productivos del país; se deduce de sus planteamientos que, por el contrario, la protección arancelaria genera crecimiento y empleos.

Esos argumentos desconocen que estamos en una economía globalizada, caracterizada por el desmonte de los mecanismos de protección, la fragmentación geográfica de la producción y la conformación de cadenas globales de valor. En ese contexto, las empresas tienen que ser competitivas frente a las empresas del resto del mundo.

Los TLCs son un instrumento que coadyuvan a ese fin, pues permiten graduar la exposición de la producción nacional a la competencia internacional, en función de la competitividad de cada sector y de las medidas que deben adoptar las empresas y el propio gobierno. Además, son un factor de atracción de inversión extranjera y una herramienta que facilita la inserción de las empresas locales en las cadenas globales de valor.

Pensar que en las condiciones actuales es viable una economía con políticas proteccionistas es una falacia. Esto lo ilustra el desastre económico de Venezuela con su socialismo del siglo XXI; el chavismo pretendió regular todas las importaciones y terminó destruyendo el comercio con Colombia y otros socios comerciales, al paso que su complementaria política de nacionalización de empresas acabó con el tejido empresarial.

La guerra comercial entre China y Estados Unidos ilustra los costos de restringir el comercio, pues a pesar de llevar más de un año de confrontación, los resultados son pírricos. El déficit comercial estadounidense con China alcanzó un máximo en 2018 y en el acumulado de 12 meses a abril de 2019 se redujo en 3%, pero a costa de la caída en sus exportaciones en 7%, mientras que las importaciones desde ese país se redujeron en 4%.

En el caso colombiano muchas de las evaluaciones de los TLCs se concentran en la balanza comercial, suponen relaciones causales únicas y desconocen las dinámicas globales. Enfocarse en la balanza comercial es erróneo, pues no es un objetivo ni de los acuerdos comerciales ni de la política económica. Igualmente es equivocado afirmar que la economía colombiana crece menos por la entrada en vigencia del TLC con Estados Unidos, pues se ignoran los efectos del choque petrolero de 2014 y la caída del comercio mundial en los años siguientes.

Dado que los TLCs no se hicieron para exportar minero-energéticos, los análisis se deberían enfocar en los no minero-energéticos; además, es preferible hacerlos en volúmenes y no en valores, porque se reduce el sesgo de la volatilidad de los precios de los productos básicos. Al tomar el periodo 2010-2018 se observa que las exportaciones de estos productos a los países con acuerdo comercial crecieron a una tasa media anual del 2,8%, mientras que al resto del mundo se contrajeron al 0,5% anual. Las importaciones registraron tasas del 3,0% y del 6,6%, respectivamente; esta última refleja la dinámica comercial de las economías asiáticas, con Colombia y el resto del mundo.

Este es un punto de partida que muestra el cumplimiento del objetivo de crecimiento del comercio. El complemento con otros indicadores como productos y empresas nuevos, coeficientes de diversificación y los cambios institucionales inducidos, conducen a balances más objetivos. Las ‘autopistas de comercio’, ya están allí. Coincido con el Presidente Duque en que no se requieren más de estas autopistas, al menos por ahora. En el momento el reto es que el sector privado les saque mayor provecho.

Luis Guillermo Plata
Exministro de Comercio Exterior
lplata@lplata.com

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes