close
close
Manuel José Cárdenas
Columnista

Cambio en la OMC asociado a la tecnología

el comercio electrónico plantea cuestiones en las que confluye la gobernanza del comercio.

Manuel José Cárdenas
POR:
Manuel José Cárdenas
noviembre 04 de 2021
2021-11-04 09:27 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4c314c7cba.png

Las tecnologías digitales crean oportunidades y entrañan dificultades que hacen cada vez más necesaria su consideración por los Gobiernos y por la comunidad internacional en áreas tan diversas como la política comercial y su reglamentación.

Ello se pone de presente en el número creciente de Acuerdos Comerciales Regionales (ACR) donde se han incluido disposiciones que hacen referencia a las tecnologías digitales, en particular en los siguientes temas: i) Relación entre las normas comerciales, acceso a los mercados y comercio electrónico. ii) Cuestiones relacionadas con la reglamentación de las telecomunicaciones. iii) Marco de reglamentación nacional del comercio electrónico. iv) Cuestiones relacionadas con la propiedad intelectual en el entorno digital. v) Gobierno electrónico. vi) Cooperación y asistencia técnica.

Si bien es cierto que el marco de la OMC, y en particular del Acuerdo General sobre el Comercio de Servicios, son aplicables al comercio electrónico, y que los Miembros de la OMC han tomado ya ciertas medidas para promover ese comercio en el marco vigente, hay que considerar de qué forma los Miembros deben dar respuesta a los cambios continuos que están produciéndose en la economía y en el desempeño de la actividad comercial, que hacen estas normas insuficientes y en muchos casos contradictorias.

En particular se han puesto de relieve varios elementos del marco de intervención y reglamentación en la esfera del comercio electrónico que hay que corregir.

En primer lugar, el comercio electrónico es un aspecto cada vez más complejo y controvertido de las relaciones comerciales internacionales, a consecuencia de la rivalidad comercial estratégica y de la intensificación de las preocupaciones sobre diversos aspectos de las políticas, como por ejemplo la seguridad.

En segundo lugar, el comercio electrónico plantea cuestiones en las que confluye la gobernanza del comercio (por ejemplo, el acceso a los mercados y la no discriminación) y determinados aspectos de la gobernanza de Internet (como la privacidad en línea y la protección al consumidor).

Para corregir estas tendencias contradictorias 75 países miembros de la OMC lanzaron desde marzo pasado, por iniciativa de Australia, Japón y Singapur, una negociación para crear una regulación común con miras a llegar a algunos acuerdos en la Duodécima Conferencia Ministerial de la OMC (CM12), que tendrá lugar del 30 de noviembre al 3 de diciembre del presente año en Ginebra. Se busca tener 10 textos ‘limpios’; es decir negociados, sobre diversas cuestiones, como la protección de los consumidores en línea, el comercio sin papel, los datos gubernamentales abiertos, el código fuente, los derechos de aduana sobre las transmisiones electrónicas y el acceso abierto a Internet.

Manuel José Cárdenas
Consultor internacional.

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes