Manuel José Cárdenas
Columnista

Coalición para 2022

Las épocas en que los partidos tradicionales marcaban el paso de la campaña presidencial, quedaron en el pasado. 

Manuel José Cárdenas
POR:
Manuel José Cárdenas
julio 25 de 2021
2021-07-25 07:00 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4c314c7cba.png

Los resultados de la más reciente encuesta del Centro Nacional de Consultoría demuestran que no se perfila un ganador en las próximas elecciones presidenciales.

Por el contrario el voto en blanco se dispara y supera a todos los candidatos, Gustavo Petro baja, Sergio Fajardo se estanca y la mayoría de los demás candidatos no supera el 4 %.

En estas circunstancias las coaliciones para escoger candidatos a la Presidencia están comenzando a ser las protagonistas de la campaña presidencial y de sus resultados dependerá, en buena medida, la transformación del sistema político, uno de los principales reclamos de los ciudadanos en los últimos años.

Las épocas en que los partidos políticos tradicionales –el Liberal y el Conservador– marcaban el paso de la campaña presidencial, quedaron en el pasado y ahora son las coaliciones las que imponen la hoja de ruta, como la Unión Republicana en 1909 o la Alternación en 1959 (Acto Legislativo No 01), que permitió el turno en la presidencia de la república al partido liberal y conservador. La Constitución Política de 1991 avanzo más en esta vía y estableció mecanismos de participación claros y contundentes para que el pueblo en ejercicio de su poder soberano, directamente o por sus representantes, forme coaliciones para la construcción del país. Específicamente esta Constitución, en su artículo 40, numeral 3, señala que todo ciudadano tiene derecho a “constituir partidos, movimientos y agrupaciones políticas sin limitación alguna: formar parte de ellos y difundir sus ideas y programas.”

Teniendo en cuenta las realidades presentes Humberto de La Calle, en su excelente libro “Memorias dispersas” propone un procedimiento para construir una coalición en 2022 basada en un programa compartido, construido de manera transparente, que cobije las fuerzas ubicadas en el centro y la izquierda democrática. La coalición, en un proceso de ingeniería inversa, se construiría en varias etapas. En la primera, se señalaría los límites, las líneas rojas, para cada uno de los posibles integrantes. En la segunda, se señalarían las metas concretas de un gobierno de coalición. En la tercera, el compromiso de que ese programa conjunto sería un gobierno compartido. El elegido no podría gobernar a su antojo sino colectivamente para hacer los cambios estructurales que sean necesarios. En la cuarta, y solo en ella, se definirían las reglas para elegir al candidato. Como el mismo de La Calle lo señala, sería una coalición al estilo europeo donde el acuerdo entre los partidos es la norma más común de gobierno. Tal es el caso de la Unión Europa donde 18 de los 28 países miembros tienen una coalición.

Manuel José Cárdenas
Analista internacional

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes