Manuel José Cárdenas

Consejos de Stiglitz

Manuel José Cárdenas
POR:
Manuel José Cárdenas
abril 27 de 2014
2014-04-27 06:41 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4c314c7cba.png

Joseph Stiglitz, en el VII Foro Urbano de Medellín, le recomendó al presidente Santos “que tuviera cuidado con la maldición de los recursos naturales, porque los países que se limitan a explotar lo que tienen debajo, se vuelven más pobres”.

El Nobel advirtió la consecuencias que puede tener apostarle a un crecimiento económico basado en los commodities. A su juicio, las empresas manufactureras pueden decaer y el país podría vivir un proceso de desindustrailización. Agregó que las inversiones que se hacen para explotar los recursos que están en el subsuelo, deberían se usadas mejor en lo que está por encima de la tierra: en las personas, la infraestructura y la tecnología.

Aunque estas recomendaciones no son nuevas, son ciertas. Basta mirar el caso colombiano y contrastarlo con el de Estados Unidos. En Colombia, en lo que hace a la industria existente, el balance, a pesar del apoyo del Pipe, es limitado. Según el Dane, si bien la producción febril creció 2,8 por ciento en febrero, en los 12 meses pasados evidencia una contracción del 1,1 por ciento. En cambio, en EE. UU. ya se está tomando conciencia de que la recuperación de su manufactura no puede hacerse con industria existente, sino que el futuro de la misma dependerá, en gran medida, de la manera como se aprovechen las nuevas tecnologías.

Dos estudios sostienen esta tesis: ‘America needs a National Network for Manufacturing Innovation’, elaborado por Hart, Ezell, y Atkinson (2012), y ‘U.S. Manufacturing: Understanding Its Past and Its Potential Future’, escrito por Martin Neil Baily and Barry P. Bosworth, del Brookings Institute (2014). Especialmente en este último trabajo se destaca que, a pesar de lo que se piensa, a la industria estadounidense le ha ido muy bien en los últimos años. Ello se debe principalmente a que el crecimiento de la manufactura ha ocurrido primordialmente en una sola rama: computación y equipos electrónicos. El 90 por ciento de la manufactura que no tiene que ver con la electrónica ha venido reduciéndose y su productividad crece mucho más lentamente.

Como consecuencia de la combinación de los bajos precios de la energía con las mejores y más innovadoras tecnologías de la información, nuevos materiales y robótica, se producirá una revolución manufacturera que transformará la economía de EE. UU.

Los sectores del futuro serán robots industriales, manufactura aditiva (3D), internet de las cosas -que se da no entre personas, sino entre equipos-, biotecnología y nuevas formas de producción de energía. Estados Unidos tendrá pronto precios de gas natural que estarán por debajo del promedio mundial, lo cual le dará una ventaja competitiva única a sus industrias. Esto se debe a las nuevas tecnologías que permiten extraer gas y petróleo atrapado en las rocas de esquisto.

La revolución en nuevos materiales que combinan la nanotecnología con la biotecnología abre inusitadas y prometedoras posibilidades de nuevos productos y procesos productivos. También revolucionarán la manufactura, la profundización del uso de internet, el big data, y la conexión y comunicación entre aparatos y cosas, así como la impresión de diseños en tres dimensiones. Colombia no puede ignorar estas nuevas realidades y tiene que ver cómo puede asumir estos retos.

Manuel José Cárdenas

Consultor internacional

emece1960@yahoo.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado