Manuel José Cárdenas
Columnista

El BID y América Latina

Estas iniciativas se quedarán en el aire si el BID no logra una reposición de capital por US$80 millones, la cual requiere apoyo de Congreso de EE.UU.

Manuel José Cárdenas
POR:
Manuel José Cárdenas
febrero 07 de 2021
2021-02-07 05:17 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4c314c7cba.png

Aunque el Fondo Monetario Internacional (FMI) se muestra optimista con “cierto” crecimiento económico de América Latina en la segunda mitad de 2020 considera que siguen existiendo problemas que limitan su recuperación económica. El hecho es que en 2020 el PIB de América Latina decreció 8%. A pesar de que crecerá este año en promedio del 3,6%, ello no permitirá que la región salga del fondo en que se encuentra, porque la economía mundial está creciendo a nivel mayor, 5,2% en 2021, y los mercados emergentes 6% para el mismo periodo.

Esos problemas son especialmente de carácter económico en Venezuela, Argentina, México y Ecuador y de carácter electoral en México, Chile, Ecuador y Argentina, los cuales generan incertidumbre. Ya era la región más afectada antes de pandemia, pues la economía crecía a menor tasa dentro de los países emergentes por falta inversión, mala distribución del ingreso y calidad de la educación. Las herencias negativas de la misma, como son la destrucción de capital físico, de capital humano, el cierre y quiebras de empresas, la menor falta de apoyos, también la van afectar. A ello hay que agregar la falta de programas económicos claros que le permitan reencausar ese crecimiento para alcanzar un nuevo acoplamiento con la nueva economía mundial, particularmente al proceso de transformación tecnológica y digitalización. Aunque hay algunas cosas positivas, como la reubicación de algunas cadenas de valor en el sector manufacturero que estén cerca de los centros productivos, eso no es suficiente. Falta de un modelo económico que reemplace el boom de las materias primas.

Ante la incapacidad financiera de los gobiernos de la región para hacerle frente a estos problemas se hace necesario que los bancos internacionales de desarrollo, como el Mundial, el BID y la CAF jueguen un papel más destacado. Particularmente se requiere que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), cuya Asamblea Anual se llevara a cabo del 17 al 21 de marzo en Barranquilla, y que tiene un nuevo Presidente, Maurice Claver-Carone, diseñe nuevos programas para aprovechar las oportunidades de transformación que existen hoy para la creación de empleo en digitalización, emprendimiento y nearshoring y para aumentar el poder crediticio del BID para hacerle frente a los impactos de la pandemia covid-19. En este sentido es oportuno destacar el informe LAC2025, que plantea tendencias y proyecciones futuras que impactarán la calidad de vida de los latinoamericanos y caribeños en 2025 en las siguientes áreas: macroeconomía y competitividad, soja, software, energía, demografía y género, urbanismo, seguridad ciudadana, transporte y movilidad, espacios verdes, salud, educación y gobernabilidad. Estas iniciativas se quedarán en el aire si el BID no logra una reposición de capital por US$80 millones, la cual requiere el apoyo del Congreso de EE. UU.

Manuel José Cárdenas
Consultor internacional
emece1960@yahoo.com

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes