Manuel José Cárdenas
Columnista

El FMI y Venezuela

Estas políticas debían aplicarlas los países miembros para poder recibir créditos de la institución.

Manuel José Cárdenas
POR:
Manuel José Cárdenas
marzo 29 de 2020
2020-03-29 08:28 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4c314c7cba.png

Como fruto de los acuerdos de Bretton Woods el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, entró en vigor el 27 de diciembre de 1945 para defender el sistema de cambios fijos, evitar que se repitieran las devaluaciones previas a la depresión de los años 30 y garantizar la libre convertibilidad.

Después de 1976 y de la desaparición del sistema de cambios fijos, el FMI tomo un papel preponderante con relación a los países en desarrollo y las crisis financieras internacionales. Su objetivo se ha transformado para promover la cooperación monetaria mundial, asegurar la estabilidad financiera, facilitar el comercio internacional, promover un alto nivel de empleo y crecimiento económico sustentable, reducir la pobreza y proporcionar a los miembros que lo soliciten recursos financieros que ayuden a corregir desajustes de su economía. 

El FMI fue muy criticado en las décadas del 80 y 90 por el papel dominante que tuvieron los países desarrollados dentro del organismo para orientar sus políticas globales al fomento de las ideas neoliberales, al haber impuesto a los países en desarrollo sus programas económicos basados en el Consenso de Washington que consistían en la reducción del déficit y del gasto público, así, como de servicios y prestaciones sociales, con fundamento en las políticas y teorías monetaristas y en el principio de libre mercado. Estas políticas debían aplicarlas los países miembros para poder recibir créditos de la institución.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha sido uno de los principales críticos por tratar de imponer las ideas neoliberales a los países miembros y sin ir más lejos en octubre pasado, aseguró que el pueblo ecuatoriano “derrotó” al FMI, al tener el gobierno de Lenín Moreno que derogar las medidas económicas recomendadas por el Fondo que provocaron una ola de protestas en las calles de su país por más de una semana. “El pueblo de Ecuador tuvo un gran triunfo contra el Fondo Monetario, le torcieron el brazo al FMI, derrotaron al FMI, es una gran noticia de los pueblos de América del Sur, de América Latina”, dijo Maduro

Dada la difícil situación económica de su país tuvo que echar pie atrás a sus cuestionamientos al Fondo y solicitarle humildemente que estudiara la posibilidad de otorgarle a Venezuela una facilidad de financiamiento por 5 mil millones de dólares del Fondo de Emergencia del Instrumento de Financiamiento Rápido (IFR), para contribuir a la contención del COVID-19 y para robustecer los sistemas de detección y respuesta a esta enfermedad. La respuesta del Fondo, a diferencia de la solicitudes de préstamo que hacen los países miembros a la entidad, no fue de carácter económico, cuestionado el desempeño de su economía, sino político, manifestando que no está en condiciones de considerar esa solicitud, porque “El compromiso del FMI con los países miembros se basa en el reconocimiento del gobierno por parte de la comunidad internacional, como se refleja en la membresía del FMI, situación que no sucede con Venezuela donde más de 50 países no reconocen el gobierno de Maduro”. Seguirán una actitud similar el BM, el BID y la CAF-Banco de Desarrollo de América Latina?

Manuel José Cárdenas
Consultor internacional
emece1960@yahoo.com

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes