Manuel José Cárdenas
Columnista

El G20 y la vacunación

La utilización de los DEG será la forma más rápida y segura de proporcionar la liquidez que tanto necesitan los países en desarrollo. 

Manuel José Cárdenas
POR:
Manuel José Cárdenas
mayo 02 de 2021
2021-05-02 06:00 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4c314c7cba.png

El Grupo de los 20 (G20) se formó en 1999 como un grupo de ministros de finanzas y gobernadores de bancos centrales tras la crisis financiera asiática.

En todos estos años, con excepción de la crisis financiera de 2008, originada en el colapso de la burbuja inmobiliaria en los Estados Unidos, que se creó un fondo de emergencia del FMI por valor de quinientos mil millones de dólares para ser utilizado por economías pequeñas y en situación grave, su papel ha sido muy limitado para hacerle frente a las periódicas crisis económicas que se han presentado en la humanidad.

Ante esta nueva crisis, originada por la pandemia del Covid 19, inicialmente el G20 se limitó a reafirmar su compromiso de utilizar “todas las herramientas políticas disponibles siempre que sea necesario para proteger la vida, el empleo y los ingresos de las personas”. Pero ante la gravedad de la pandemia y teniendo en cuenta que se trata de un problema global, cuya solución no la resuelven individualmente los países ricos, sino que se requiere una cooperación de todos, ya que cuando una pandemia avanza rápidamente, nadie estará salvo a menos que todo el mundo lo esté. Ello es particularmente valido en lo que tiene que ver con la producción y aplicación de las vacunas, cuya eficacia para controlar la pandemia requiere una cobertura global a más tardar en el año 2022.

Con este convencimiento se creó el Acelerador de Acceso a las Herramientas contra el Covid 19 (ACT-A) que incluye el programa de Acceso Global para Vacunas contra el Covid-19 (Covax). El Acelerador se organiza en torno a cuatro pilares de trabajo: diagnóstico, tratamiento, inmunización y fortalecimiento de los sistemas de salud. Todos ellos son necesarios para lograr el objetivo general y requieren innovación y colaboración permanentes.

Para desarrollar sus actividades se ha calculado que ACT-A y Covax necesitan un financiamiento inicial, que incluye la producción de vacunas para el 2022, por 50.000 millones de dólares. Estos recursos se ha acordado que se obtendrán a través de la asignación de nuevos Derechos Especiales de Giro (DEG) del Fondo Monetario Internacional. (Los DEG representan una cartera de monedas fuertes utilizadas en el comercio internacional y las finanzas como unidad de cuenta).

La utilización de los DEG será la forma más rápida y segura de proporcionar la liquidez que tanto necesitan los países en desarrollo que, a diferencia de los países más ricos, simplemente no han podido poner en marcha planes de ayuda frente a la Covid-19 dotados con billones de dólares para reflotar sus economías y mejorar sus sistemas de salud. Lo más importante de la utilización de este mecanismo, es que el dinero que no hay devolverlo y por lo tanto no hundirá aún más a esos países por el endeudamiento.

Manuel José Cárdenas
Consultor internacional
emece1960@yahoo.com

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes