Manuel José Cárdenas
Columnista

Por un país de ingresos altos

Para ser un país de ingresos altos, con una clase media del 70% de la población, en los próximos 20 años la economía tendría que crecer al 6% anual.

Manuel José Cárdenas
POR:
Manuel José Cárdenas
noviembre 17 de 2019
2019-11-17 07:30 p.m.
http://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4c314c7cba.png

El presidente Duque en su intervención el 6 de noviembre pasado, en la entrega del Informe Nacional de Competitividad 2019-2020, sostuvo que Colombia a pesar de todos los avances sigue siendo un país de ingresos medios y que ese tipo de entrada per cápita no es suficiente para la transformación estructural de la sociedad, ni para acelerar la reducción de la pobreza.

Por eso propuso que Colombia debería plantearse como gran objetivo ser un país de ingresos altos en las próximas dos décadas. Al respecto hay que tener en cuenta que en los últimos 20 años el país pasó de ser uno de ingresos bajos a uno de ingresos medios. Esto se ve reflejado en que en el nuevo escenario, la clase media incluye al 55% de los hogares colombianos.

Para ser Colombia un país de ingresos altos, con una clase media de alrededor del 70% de la población en los próximos 20 años la economía tendría que crecer de forma sostenida al 6% anual. De esta manera, tendría el potencial de llegar a un ingreso per cápita anual de US$30.000, más de dos veces el ingreso per cápita actual (US$12.000).

El BID en un estudio denominado “Colombia, hacia un país de altos ingresos con movilidad social” (2016), sostiene que existen tres limitaciones principales para alcanzar este objetivo. Estancamiento de la productividad de la economía: hay una limitada inversión en innovación, infraestructura, poco financiamiento del sector productivo, baja productividad de la agricultura y poca calidad de la educación.

Efectividad de la gestión pública: se necesita una nueva reforma tributaria para aumentar niveles de inversión pública y más calidad y eficiencia del gasto público y de la justicia. Consolidación de la clase media y movilidad social: se requiere la disminución de la pobreza y la pobreza extrema, reducir los niveles de informalidad, consolidar un sistema pensional inclusivo y facilitar el acceso de todos a los servicios básicos. Calcula que de cumplirse estos objetivos, Colombia podría ser un país de ingresos altos en 20 años.

Esta meta para que la nación sea un país de ingresos altos no está explícita en el Plan de Desarrollo 2018-2022. Este Plan es una apuesta por la equidad de oportunidades para que cada colombiano pueda elegir libremente aquello que quiere hacer con su vida y disfrutar de una vida digna.

Los elementos del Plan que buscan alcanzar dicho objetivo son el incremento en la productividad, liderada por una profunda transformación digital y una apuesta por la agroindustria que vincule a los pequeños y medianos productores; una mejora regulatoria y tributaria que promueva el emprendimiento y la actividad empresarial; una mayor eficiencia del gasto público; una política social moderna centrada en la familia que conecta a la población pobre y vulnerable a los mercados; y el aprovechamiento de las potencialidades territoriales al conectar territorios, gobiernos y poblaciones.

Aunque la propuesta del Presidente y del estudio del BID tienen ciertas similitudes, el Plan de Desarrollo habla solamente de una apuesta por la equidad, resultante del emprendimiento y la legalidad, y no busca decisiva y abiertamente que el país sea uno de ingresos altos con elevada movilidad social, que le permita continuar expandiendo la clase media, sin las actuales vulnerabilidades, y reducir la pobreza extrema a niveles inferiores al 3%.

Manuel José Cárdenas
Consultor internacional

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes