Manuel José Cárdenas

Las prioridades del Banco Mundial

Manuel José Cárdenas
POR:
Manuel José Cárdenas
mayo 03 de 2008
2008-05-03 01:23 a.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4c314c7cba.png

Comentábamos en un artículo anterior, que un país de ingresos medios como Colombia no tenía mucho que esperar de la cooperación internacional, y su desarrollo debería basarlo fundamentalmente en el esfuerzo interno.

Eso ha quedado claramente demostrado en el programa que el presidente del Banco Mundial, Robert B. Zoellick, presentó el pasado 2 de abril, en las Reuniones de Primavera del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial celebradas en la ciudad de Washington, para orientar las actividades del Grupo del Banco en los próximos años. Estas acciones están, principalmente orientadas a los países de ingresos bajos y solamente anunció, para los países de ingresos medios, la intención de integrar los bienes públicos, como el cambio climático, a las acciones del Banco. Igualmente, informó la decisión de apoyar a aquellos Estados que están próximos a un quiebre o salen de un conflicto.

Sería interesante explorar qué podría significar lo anterior para Colombia.

Pero los comentarios más importantes de Zoellic se refirieron a actividades que van más allá de la acción del Banco. Sus principales preocupaciones se orientaron a que el alza de los precios de los alimentos podría sumir aún más en la pobreza a 100 millones de personas de los países de ingresos bajos, siendo este un problema no solamente para atender sus necesidades inmediatas, sino también para las generaciones futuras.

Para superar esta situación propuso un 'Nuevo acuerdo para una política alimentaría mundial', para lo cual hizo un llamado a los gobiernos donantes a suministrar 500 millones de dólares, para suplir el déficit inmediato que tiene el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas. Hasta este momento se han comprometido recursos por aproximadamente la mitad de la cantidad que se debe reunir.

Un informe del Banco indica que muchos gobiernos ya están tomando medidas. Algunos han ampliado sus redes de protección social específicas, como los programas de transferencia de efectivo destinados a grupos vulnerables, programas de alimentos por trabajo o distribución de asistencia alimenticia de emergencia.
Diversos países han reducido los aranceles y otros impuestos de productos básicos claves, con el fin de brindar cierto alivio a los consumidores. Por el contrario, otros países han prohibido determinadas exportaciones, lo que perjudica a los importadores de alimentos y reduce los incentivos a la producción.

Zoellick también propuso lo que llamo a 'solución del 1 por ciento', conforme a la cual los fondos soberanos de riqueza encauzarían el 1 por ciento de su potencial de inversión, que asciende 3 billones de dólares, hacia los países de África al sur del Sahara, donde centenares de millones de personas pobres están sintiendo el impacto del fuerte encarecimiento de los alimentos y otros productos básicos.

Los fondos soberanos han tomado relevancia en los países ricos en recursos naturales (por ejemplo, los petroleros), y en aquellos otros que han acumulado muchas reservas, porque su moneda está devaluada y son grandes exportadores de productos industriales (China). Estos fondos se han invertido en renta fija, principalmente en bonos del Tesoro americano y deuda pública europea. Ahora se buscan alternativas de inversión más productivas en la renta variable. ¿Será que América Latina podrá beneficiarse también de ellos?

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado