Columnista

Equidad de género en estrategia de negocio

Este es el inicio de un nuevo paradigma donde la equidad de género se verá como una idea de negocio traducida mejores oportunidades para el país.

Marcela Carrasco
POR:
Marcela Carrasco
noviembre 16 de 2020
2020-11-16 07:13 p. m.

La participación de sólo un 17% de mujeres en las juntas directivas de los emisores de valores en Colombia demuestra que tenemos un gran reto en términos de equidad de género en los grupos directivos empresariales.

Esta cifra, producto del análisis realizado por el Centro de Estudios de Gobierno Corporativo del CESA, señala que el crecimiento de la participación femenina a nivel empresarial es bastante lento e impide conocer todos los beneficios económicos alrededor de la inclusión. Más preocupante aún es que más del 30% de estos emisores cuentan con juntas directivas sin representación femenina.

En este sentido, la equidad de género a nivel empresarial debe ser promovida no solo como una tarea pendiente con la sociedad sino también como una idea esencial para los negocios. Varios estudios recogidos por el Club del 30% muestran que una participación del 30% de mujeres en las juntas directivas llevaría a un incremento entre el 8% y 13% en el rendimiento sobre sus activos; con 25% de mujeres en posiciones de liderazgo se genera incremento de alrededor del 4% sobre los retornos de los flujos de caja y del 8% en crecimiento en ventas.

Además, según estudios de la consultora McKinsey & Company, las empresas con diversidad de género tienen un 15% más de probabilidad de tener una rentabilidad económica superior a la media nacional, mientras que con igual participación de mujeres en la economía, el PIB de América Latina se podría impulsar hasta un 34%.

Desde el Club del 30% Colombia nos hemos trazado el objetivo de lograr una participación mínima del 30% de mujeres en las juntas directivas del país debido a que este porcentaje, según varios estudios y nuestra experiencia global, es el mínimo necesario para que tengamos una diferencia visible y un mayor crecimiento empresarial en rentabilidad. Bajo esta perspectiva, las empresas que se encuentran cercanas a este porcentaje o han cumplido la meta, logran una mejor posición en el Dow Jones Sustainability Index.

El ecosistema empresarial de Colombia debe cambiar su paradigma. Para lograr la equidad de género se debe actuar sobre las razones que la ralentizan y una de sus causas principales es la ausencia de políticas internas de equidad de género en cargos gerenciales, a lo que se suma el desconocimiento de los beneficios de contar con mujeres en juntas directivas. Si bien parece que el país se encuentra por encima del promedio regional, es imperante que aceleremos este cambio.

Colombia tiene grandes posibilidades de mejora en equidad de género y un aspecto fundamental es que tiene el apoyo de actores privados y públicos comprometidos.
Desde el Club del 30%, junto con el apoyo de la Vicepresidencia y la Consejería Presidencial para la Equidad de Género, se asumió desde noviembre un objetivo claro: llegar al 2024 con un 30% de mujeres en nuestras juntas directivas.

Este es el inicio de un nuevo paradigma donde la equidad de género se verá como una idea de negocio traducida mejores oportunidades para el país.


Marcela Carrasco
Presidente División Andina de Mastercard y Co-Chair del Club del 30% en Colombia


Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes