María Sol Navia V.
Columnista

Defender la democracia

Necesitamos hombres y mujeres creativos, con formación de estadistas, visión de país y desvestidos de resentimiento...

María Sol Navia V.
POR:
María Sol Navia V.
octubre 08 de 2020
2020-10-08 09:00 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4c47e6cdc6.png

Las democracias en general están amenazadas, como lo están señalando analistas, por gobiernos o proyectos absolutistas; por una parte por presidentes que han venido desde años atrás haciendo fingidas elecciones, cambiando las reglas de juego para apropiarse del poder, para citar solo algunos, tenemos a Putin, Erdogan, Maduro, los hermanos Castro y Xi Jinping y no dejan de preocupar las pretensiones de Trump.

Este momento es crucial en la vida y el desarrollo de la humanidad y de las democracias, pues después de crisis tan graves, como la que padecemos, surgen los proyectos populistas. Así fue después de la crisis de 1929, cuando en la década de los 30 surgieron el fascismo y el nazismo, y después del 2008 surgieron varios líderes totalitarios.

Colombia no escapa a este riesgo, la polarización política amenaza la paz y la recuperación económica, y el recuerdo de otras épocas de duras confrontaciones nos traen a la memoria muerte y violencia, y donde el espectro de un proyecto populista de izquierda amenaza fuertemente nuestra institucionalidad, a pesar de tener el terrible espejo de Venezuela al frente diariamente, cuando vemos deambular por calles y carreteras del país a miles o millones de venezolanos víctimas del socialismo del siglo XXI que los dejó sin rumbo, recursos ni alimentos.

Las necesidades y la crítica situación social que vivimos por la pandemia, como en muchas otras latitudes, es explotada por quienes desean sacar provecho a costa del sufrimiento y carencias de los demás y por eso incentivan todo tipo de marchas y acciones incluso violentas, que conducen a que se reduzcan las oportunidades de trabajo, el surgimiento de nuevas empresas y la llegada de inversionistas que generen crecimiento y empleo formal.

No es momento de populismos de izquierda ni derecha, ambos atentan contra la democracia, que con todos sus defectos es el único sistema que garantiza derechos y oportunidades, el cual en vez de destruirlo, debemos trabajar para corregirlo y lograr su mejor expresión. Los populismos, de cualquier orientación, son vejatorios, no respetan derechos ni de propiedad, ni humanos, ni de ningún tipo.

Por el contrario, es momento de grandezas y civilizadas coaliciones que lleven a dirigir el país a personas y grupos que no busquen su propio beneficio, satisfacer su ego y sus odios y resentimientos, sino alcanzar los niveles de desarrollo equitativo que se merece nuestra población, mediante políticas consensuadas.

La grandeza que tuvieron Laureano Gómez y Alberto Lleras, para crear el frente nacional, deponiendo sus odios, resquemores y orgullos en bien de la nación, es el modelo que debemos replicar y que nuestros líderes actuales de centro, derecha o izquierda moderada deben asumir como un propósito y llegar a acuerdos sobre los principios básicos que trabajemos conjuntamente para desterrar la corrupción, los odios y venganzas y sentar las bases del desarrollo sostenible e inclusivo, pero sinceramente y no como una retórica vacía y adornada para el discurso político.

Necesitamos hombres y mujeres creativos, con formación de estadistas, visión de país y desvestidos del resentimiento, para que puedan dialogar y buscar los puntos fundamentales en que debe haber consensos.

María Sol Navia
Exministra de Trabajo.
msol.navia@gmail.com

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes