María Sol Navia V.
Opinión

Los estragos del paro

Todo el país ha estado de acuerdo con los diálogos para una búsqueda constructiva de soluciones urgentes.

María Sol Navia V.
POR:
María Sol Navia V.
junio 09 de 2021
2021-06-09 08:30 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4c47e6cdc6.png

Las consecuencias del paro son tan graves que no es posible no reiterar en ellas; además algunas regiones han salido más golpeadas que otras, como es el caso del Valle del Cauca y Cauca, lo que lleva a algunas reflexiones adicionales.

En primer lugar, como pregunta general surge nuevamente: ¿Qué pretende el comité de paro, que sabe que no representa a todos los colombianos, apoyando los bloqueos como mecanismo de presión, conociendo que están golpeando la recuperación económica, la reactivación de las empresas duramente afectadas y sobre todo destruyendo empleos a lo largo y ancho del país?

Siendo además los causantes del encarecimiento y escasez alimenticia, que hacen mayor daño a los más pobres, y responsables de muertes por las ambulancias que no pueden llegar a las clínicas o donde son necesitadas, como también del altísimo ritmo de contagios y muertes, en un momento en que los médicos “suplican”: no más marchas ni aglomeraciones que no tenemos capacidad para atender tantos enfermos del virus.

Todo el país ha estado de acuerdo con los diálogos para una búsqueda constructiva de soluciones urgentes y respuestas a necesidades recurrentes a través del tiempo, agudizadas por la pandemia, pero la forma no es exigir imposibles que violen la constitución y la ley, como que la fuerza pública no defienda las propiedades públicas y privadas del vandalismo y la destrucción, o que no se exija el desbloqueo de las vías para que toda la ciudadanía pueda trabajar, única forma de alcanzar lo que se está demandando dignamente, y tener una vida normal sin afectación a sus propios derechos.

¿Por qué mejor no aportar ideas para generar los recursos necesarios a fin de superar la crisis y poder ofrecer las ayudas que ha planteado el gobierno desde la fallida reforma y más aún hacer factibles algunas de las solicitadas, y atender la sostenibilidad fiscal de la nación? ¿por qué no aportar ideas para lograr la real mejora de la educación, su cobertura, calidad, pertinencia y presencialidad? Y así llegar a compromisos de parte y parte para este avance indispensable del país.

¿Por qué no sentarse a discutir con el gobierno la necesidad de atención al Pacífico Colombiano, a Tumaco y sobre todo a Buenaventura, históricamente desatendidas?

Esto nos lleva a otra reflexión básica: ¿Por qué el Valle del Cauca y el Cauca han sido los polos de la violencia? Una razón de peso es la coca y cultivos ilícitos que tienen invadido el Cauca y la región, incrementados de forma exponencial desde 2015.

También, el desempleo y la falta de oportunidades para tantas personas que han migrado a Cali y el Valle por el abandono tradicional del Pacífico Colombiano y de Buenaventura, que por su parte es un importante generador de ingresos para el estado. Como estos, muchos temas urgentes para trabajar y construir, no incendiando el país.

María Sol Navia
Exministra
msol.navia@gmail.com

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes