María Sol Navia V.
columnista

Modernización del trabajo sindical

Luchar contra la dinámica de la cuarta revolución industrial en el trabajo serán batallas perdidas. 

María Sol Navia V.
POR:
María Sol Navia V.
febrero 20 de 2019
2019-02-20 08:21 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4c47e6cdc6.png

“La humanidad está perdiendo la fe en el relato liberal que ha dominado la política global en las últimas décadas, exactamente cuando la fusión de la biotecnología y la infotecnología nos enfrenta a los mayores desafíos que la humanidad ha conocido”. Con esta aseveración inicia Yuval Noah Harari su libro 21 lecciones para el siglo XXI. Más adelante señala que en este siglo, quizá las revueltas populistas se dirijan “no contra la élite económica que explota a la gente, sino contra una élite económica que ya no la necesita”.

No quiero referirme aquí al tema de ideologías o política, sino de nuevo, después de haber considerado también los planteamientos de Oppenheimer, a los retos que nos están planteado los desarrollos tecnológicos: las amenazas al empleo y, por consiguiente, al bienestar social.

Coinciden en muchos aspectos Oppenheimer con Harari y otros analistas, en que hay dos visiones sobre el futuro del mundo laboral y las consecuencias de la inteligencia artificial, los algoritmos, y más aún la relación entre la tecnología de la información, automatización y la biotecnología: una optimista, que cree que la tendencia será como en las otras revoluciones industriales, los empleos destruidos serán reemplazados por otros nuevos y en mayor proporción debido al crecimiento generado. Otra pesimista, que considera que habrá un duro periodo de ajuste y de crisis social, derivado de la pérdida de puestos de trabajo al ser reemplazados por robots y máquinas.

En uno y otro escenario el imperativo es capacitación: educación, innovación, reinventarse, analizar en donde están las nuevas oportunidades y cuáles serán las demandas de preparación para ocupar esos espacios. Así, podemos empezar a ver este futuro como oportunidad y no como amenaza, pero se requiere un cambio drástico de la mentalidad y la nueva visión del mundo del trabajo.

Luchar contra la dinámica de la cuarta revolución industrial: la robotización, las nuevas plataformas y tendencias innovadoras en el trabajo serán batallas perdidas, podrán ganarse algunas escaramuzas iniciales, como ha pasado en algunos casos con la plataforma Uber, pero en el mediano plazo, terminarán por imponerse los servicios ofrecidos bajo nuevas modalidades.

Es aquí donde surge una interesante oportunidad para las organizaciones sindicales. No es desconocido, para nadie, que estas han perdido fuerza y que tratar de luchar por mantener un statu quo, cuando el entorno cambia dentro de una dinámica arrolladora, en las formas de trabajo y el mercado laboral, no es el camino. El reto para estas estructuras sociales es ser proactivos y dar un giro a su forma de pensar, a su cultura de trabajo para liderar las propuestas y las investigaciones orientadas a definir novedosos esquemas de entrenamiento, educación y capacitación, así como buscar mecanismos de trabajo coordinado con empresarios, universidades, instituciones educativas y gobierno, algunos de los cuales ya existen o están planteados, para diseñar las nuevas carreras, la formación que permita disponer de herramientas complementarias que hagan de los trabajadores técnicos y profesionales, personas con aptitudes multidisciplinarias y criterios de toma de decisiones, de forma que su trabajo no pueda ser fácilmente reemplazado por máquinas o algoritmos.

Esta será una respuesta a los retos planteados a la población trabajadora a todos los niveles, no se trata de una anticipación, sino de asumir el hoy y el futuro de la cuarta revolución. Es claro que las formas de relacionamiento y contratación laboral cambiarán en muchos aspectos y la manera de enfrentarlos debe ser con actitud abierta a modelos innovadores.

María Sol Navia V. 
Exministra de Trabajo
msol.navia@gmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado