close
close
María Sol Navia V.

Responsabilidad para decidir

No solo es lo que viven Venezuela, Cuba y Nicaragua, sino que Putin nos está haciendo cada vez más patente lo que es el concepto nacionalista.

María Sol Navia V.
POR:
María Sol Navia V.
mayo 26 de 2022
2022-05-26 08:00 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4c47e6cdc6.png

Llegó el momento de tomar la decisión, quienes todavía no la han tomado, y salir a votar a conciencia y con responsabilidad por nuestro país, nuestro futuro y el de nuestras familias y también de alguna manera el de la región.

La democracia en el mundo sufre un bajo reconocimiento, que han analizado estudiosos serios. En gran parte es fruto de la decepción y la desesperanza, acentuadas desde la crisis económica de 2008, por no haber brindado soluciones a los problemas que se agravaron con ésta y no haber sido capaces los gobiernos y los países de atender muchas de las demandas existentes, agudizadas más profundamente con la pandemia.

Nuestro país está en ese mismo barco, lo que nos lleva a insistir en que el camino del populismo, nacionalismo y autoritarismo, que muchos quieren imponer, es no solo el avance hacia un fracaso y empobrecimiento general del país, sino la ruta segura para la pérdida de la libertad de expresión, de empresa, de pensamiento y el desborde allí si total de la corrupción.

No solo es lo que viven nuestros vecinos Venezuela, Cuba y Nicaragua, sino que Putin nos está haciendo cada vez más patente lo que es el concepto nacionalista, populista y autoritarito que maneja, al igual que los países citados; se ha impuesto sobre el mundo entero y no ha habido diálogo, amenaza, sanción, diplomacia, que logren parar sus oprobiosos designios y sus execrables crímenes.

Las dificultades que afrontamos, compartidas con muchos países lo que agrava más las circunstancias, requieren soluciones serias y profundas, no planteamientos elementales que engañen a la gente dentro de ese esquema de mentiras e imposibles, y deben transcurrir dentro de los causes legales, constitucionales y respetuosos de la institucionalidad.

Podemos señalar tres temas fundamentales: hambre, desempleo y situación fiscal y deuda pública, los cuales son incompatibles entre sí, pues los primeros requieren recursos o liberar cargas y la última demanda lo contrario.

Muchas personas parecen ignorar u olvidan que el presupuesto de ingresos y gastos de un país funciona similarmente al de una empresa y una familia y no es posible realizar todo tipo de gastos si no contamos con recursos suficientes para cubrirlos, incluida la capacidad para atender las deudas. Por tanto, es una falacia de mala fe, ofrecer programas, proyectos, planes o esquemas de solución que no son fiscalmente viables.

Necesitamos un presidente que diga claramente la verdad, que no amenace la inversión con expropiaciones, ni a los ciudadanos con arrebatarles sus ahorros, y que tenga la capacidad, la calidad humana, para aglutinar al país y buscar en consenso las soluciones y como alcanzarlas, definir una visión y lograr los acuerdos políticos y empresariales convocando a todos los sectores sin odios, resentimientos ni venganzas. Cualidades que recoge Federico Gutiérrez. No juguemos a la ruleta rusa nuestro país, nuestra libertad y nuestro futuro.

MARÍA SOL NAVIA V.
Exministra

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes