María Sol Navia V.
Columnista

Un año muy difícil

Solo con posiciones negociadoras lograremos llegar a acuerdos, no solo en el salario mínimo, sino en creación de nuevas oportunidades de trabajo.

María Sol Navia V.
POR:
María Sol Navia V.
diciembre 17 de 2020
2020-12-17 08:00 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4c47e6cdc6.png

Estamos cerrando un año que pasará a la historia como uno de los más difíciles que ha vivido la humanidad.

El más difícil desde la segunda guerra mundial, tan difícil o quizá más que otras pestes que ha vivido el mundo, ya que por las condiciones de la globalización se extendió a todo el planeta y sus consecuencias sociales y económicas han sido agobiantes para todos los países, pero indudablemente con mayor fuerza para los menos desarrollados
Esto nos debe llevar al convencimiento de que debemos resurgir con grandes cambios sobre todo en el terreno social y económico, esa debe ser la consigna mundial. Y esto implica modificaciones en la forma de pensar de todas los grupos sociales que intervienen en el desarrollo y la gestión económica al interior de los países, pero también en el contexto general del mundo, es decir, en la interrelación entre países y en los términos de intercambio, de negociación, de relacionamiento, de distribución y apoyo entre estados y de gestión de los organismos multilaterales, que tienen en sus manos la coordinación de muchas actividades sociales y económicas y la garantía que sean dadas condiciones más equitativas entre naciones.

Es necesario mirar primero a la distribución de las vacunas anticovid 19, de forma tal, que otra vez los países perjudicados no sean los que tienen menos poder de negociación, por contar con recursos limitados y haber tenido que centrar sus mayores esfuerzos en ayudar a los vulnerables y más duramente afectados.

También es necesario que todos los elementos constitutivos de la sociedad hagan cambios en su forma de pensar y de priorizar las necesidades.

Los gobiernos han tenido, en general, clara la ruta de atención hacia los más golpeados en el empleo o su trabajo independiente, como su el primer foco de cuidado, lo mismo que en el apoyo a las empresas que son la fuente generadora de empleo
Indiscutiblemente las empresas privadas han sido duramente golpeadas, y sin embargo han luchado por mantenerse enhiestas, produciendo para atender el mercado y conservar los puestos de trabajo.

En este momento de balances y planes, es indispensable revisar las visiones y misiones, así como sus valores, para responder a todas las partes interesadas y mirar como prioridad máxima la creación de nuevos empleos, que ayuden a aliviar la gran dificultad que constituye el desempleo o el trabajo informal. La mayor responsabilidad para lograr salir adelante y superar la crisis recae en las empresas privadas de todos los tamaños, pero especialmente en las grandes empresas, que son altamente generadoras de riqueza y trabajo.

Pero es también importante que los trabajadores aporten su comprensión de esos mismos sectores más golpeados y piensen que a pesar de sus propias afectaciones hay otros a quienes este difícil año ha vapuleado con mayor dureza.

Solo con posiciones negociadoras de todas las partes y colocándose en las condiciones en que están los diferentes grupos, lograremos llegar a acuerdos, no solo en el salario mínimo, sino en todos los aspectos relacionados con la creación de nuevas oportunidades de trabajo formal, para despertar de este difícil año en condiciones de mayor equidad.

María Sol Navia V.
Exministra de Trabajo.
msol.navia@gmail.com

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes