María Sol Navia V.

La tarea de las Fuerzas Militares

María Sol Navia V.
POR:
María Sol Navia V.
septiembre 14 de 2011
2011-09-14 12:06 a.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4c47e6cdc6.png

 

A pesar de las inquietudes que se han despertado por los nuevos brotes de violencia y terrorismo de las Farc, que nos han generado desconcierto e interrogantes sobre la situación actual y las espectativas futuras para el país, no podemos desconocer e ignorar la abnegada tarea que vienen haciendo desde hace tiempos y continúan realizando las Fuerzas Militares.

Tuve ocasión recientemente de participar en una presentación hecha por los altos mandos militares sobre las acciones que están desplegando, así como las estrategias y situación actual, y conocer una zona inmensa que han recuperado de manos de las Farc.

Estos logros nos muestran resultados y también permiten descubrir la abnegación, sacrificio, entereza, valor y compromiso con que desarrollan todas sus tareas.

La forma como han logrado rescatar de los delincuentes de las Farc una inmensa zona que llegó a ser su propio escenario y que hoy gracias a nuestro Ejército Nacional y a las ras Fuerzas Armadas hace parte nuevamente del territorio patrio, incluyendo las comunidades que allí habitan y que estuvieron sometidas a la voluntad de los grupos delicuenciales.

El alto precio en vidas humanas, secuestrados, heridos, enfermos y mutilados que han ofrendado para devolvernos a los colombianos la esperanza, como si fueran los únicos responsables de la seguridad, la paz, el ejercicio de la soberanía, el poder y la acción del Estado.

Desafortunadamente esta gigantesca labor es poco conocida por la mayoría de los colombianos y por tanto no es respaldada como debería ser.

Al contrario, ha habido ocasiones en que algunas personas e instituciones han condenado y sancionado los errores militares, repudiables desde luego, con mayor dureza de la que en otros tantos casos se han condenado o sancionado otros delitos y delincuentes.

Simultáneamente, y acompañando esta estrategia militar, el Gobierno realiza la tarea de consolidar la recuperación con acciones que incluyan a la comunidad, promuevan y apoyen su desarrollo, su economía, su educación y que lleven la presencia del Estado a estas regiones, huérfanas desde tiempos muy lejanos y ausentes en la mente de gobiernos y empresarios, así como en los planes de desarrollo que gobierno tras gobierno preparan y ejecutan.

Es una obligación moral y ciudadana que toda la sociedad se sienta comprometida y responsable del apoyo a las fuerzas militares, y que el sector empresarial y las organizaciones sociales participemos activamente en el rescate de estos grupos poblacionales y en la política de consolidación diseñada por el Estado.

Si quienes hoy prestan su apoyo a las organizaciones guerrilleras y delincuenciales de todos los tipos, de manera voluntaria o presionados, sienten que tienen otras oportunidades, que hay un Estado y unas instituciones que los arropan y acompañan, poco a poco iremos reconquistando estas regiones y caminaremos de manera más cierta hacia una recuperación de la institucionalidad y el logro de la paz.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado