close
close
Mario Hernández Zambrano
Columnista

Llegó el momento de jugarse el futuro

Las elecciones de 2022 es el camino para medir las fuerzas entre los dos modelos. Es una decisión democrática y libre.

Mario Hernández Zambrano
POR:
Mario Hernández Zambrano
junio 21 de 2021
2021-06-21 08:30 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4c411ec37e.png

Resulta necio desconocer la crisis que está enfrentando nuestro país, resultado de una combinación inédita: una pandemia sin precedentes en nuestra historia moderna, ya de por sí implacable en términos de daño, y una reacción totalmente desproporcionada de unos actores sociales cuyos objetivos populistas van mucho más allá a los de buscar el bienestar de la gente que se supone dicen representar.

¿Culpables? Sin duda alguna que los hay, pero dada la magnitud del daño causado, lo mejor es encontrar salidas al problema, que nuevamente no es meramente responsabilidad de un primer mandatario, sino que requiere el apoyo de todos, en función de su capacidad para hacer los aportes, esto es, de la sociedad.

Y no solo por la vía del discurso o las críticas, pues es una coyuntura excepcional que requiere acciones concordantes. De no hacerse así, el futuro no es para nada prometedor y abre la puerta a que sectores políticos irresponsables pesquen en río revuelto, como ha ocurrido en otras partes no lejanas.

No es del caso creer que unos colombianos son mejores que otros, pero lo que es cierto es que el modelo a escoger está ahí: un mejoramiento consciente de lo que hoy se tiene, con defectos y limitaciones, pero que a través de un proceso de un avance gradual y continuo se haga frente a problemas como el desempleo y la pobreza.

El otro es pretender que lo existente es un desastre y que para mejorar hay que arrancar de cero con el argumento que hay una confabulación de algunos grupos sociales con el Estado para impedir el progreso y el bienestar.

La verdad es que los países han progresado con el primer modelo, en tanto que no hay ejemplo alguno en el mundo que demuestre que el segundo ha sido la solución para alcanzar un mayor bienestar. Y quienes lo han intentado, el fracaso ha sido absoluto.

Los empresarios grandes y pequeños, los agricultores, comerciantes, independientes, profesionales y trabajadores y quienes han logrado progresar de la primera manera no tienen por qué sentir vergüenza para defender el modelo que no contradice para nada la honestidad, transparencia, equidad y justicia social.

Quizá a muchos empresarios y trabajadores les ha faltado coraje en la coyuntura, que no implica dejarse provocar o ir a las vías de hecho, instrumentos antisociales que manejan muy bien quienes quieren imponer su ideología por las rutas de la violencia y la destrucción de los bienes de todos y a través de las noticias falsas en las redes sociales con el objetivo de crear zozobra e incertidumbre.

Las elecciones de 2022 es el camino para medir las fuerzas entre los dos modelos. Es una decisión democrática y libre y todavía nos queda tiempo, pese a que ahora toca iniciar la reconstrucción por los daños causados por parte de quienes pregonan el caos como prerrequisito de un mejor futuro.

***

PD. Esta coyuntura demostró que los gremios económicos sectoriales son “tigres de papel” con muy baja representatividad. La realidad es que han sido sobredimensionados y su trabajo, que nunca han debido dejar, es hacer lobby por sus afiliados. Hasta ahí.


Mario Hernández
Empresario exportador

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes