Mauricio Cabrera Galvis
columnista

¿A quién le sirve la emisión monetaria?

Reducir el encaje bancario y luego obligar a la banca a una inversión forzosa, es una vuelta innecesaria. 

Mauricio Cabrera Galvis
POR:
Mauricio Cabrera Galvis
abril 19 de 2020
2020-04-19 08:45 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7861ade3cd.png

¿Por qué cuando se habla de emisión monetaria muchos economistas, empresarios, políticos o periodistas se asustan más que con el coronavirus? ¿Por qué cuando se propone que el Banco de la República (BR) emita dinero para dar crédito al gobierno algunos califican esta propuesta como histérica y populista?

La razón del rechazo es la difundida creencia de que emitir dinero siempre causa inflación según predicó el monetarista Milton Friedman. Además de que la teoría económica ya ha superado ese simplismo, la realidad es otra: toda economía en crecimiento necesita que aumente siempre la cantidad de dinero en circulación y una de las funciones del BR es emitir ese dinero. Por eso se le llama también el Banco Emisor.

Por ejemplo, en la última década, el dinero emitido por el BR, denominado Base Monetaria, pasó de $36 a $ $106 billones, es decir creció 195%; y, como diría Garzón la inflación ahí, en el mismo período el IPC solo aumentó 46%.

Además, uno de los instrumentos que tienen las autoridades para reactivar la economía en tiempos de estancamiento es la emisión monetaria. En la crisis financiera de 2008, los bancos centrales de países desarrollados emitieron enormes cantidades de dinero para rescatar a la banca y estimular la economía.

Ante la parálisis económica que ha creado la lucha contra el coronavirus, el BR está cumpliendo muy bien su tarea de emitir para inyectarle dinero a la economía, y en cantidades extraordinarias. Además de reducir 0,5% su tasa de interés ha tomado varias medidas que implican una emisión monetaria de unos $24 billones permanentes y otros $11,2 billones transitorios, que podrían elevar la Base Monetaria hasta en 34%.

¡Bienvenida esa emisión! Es el consenso general de analistas y medios, que no temen que vaya a acelerar la inflación. Pero al mismo tiempo algunos rechazan la posibilidad de emitir para el Gobierno, lo que revela una concepción maniquea de que la emisión es buena si es para ayudar a sector financiero privado, pero es mala si es para financiar al sector público. Esa es otra creencia que no tiene ningún fundamente teórico ni práctico.

El colmo de esta visión maniquea es la última medida tomada por el BR y el Gobierno. El BR bajó el encaje de los depósitos bancarios y liberó a los bancos $9,4 billones que estaban congelados. Después el Gobierno expidió el decreto 562 que impuso una inversión forzosa a los bancos obligándolos a comprarle unos Títulos de Solidaridad (TDS) por $9,4 billones, con los que va a financiar el aumento del gasto público necesario para enfrentar la pandemia.

Es una vuelta innecesaria porque el BR podía comprar directamente los TDS con la aprobación unánime de su Junta Directiva. Con un agravante que es el costo fiscal y la ganancia para los bancos. Como los TDS pagan un interés (que puede ser como el 6% anual), el gobierno va a pagar unos $500.000 millones anuales, que son utilidades nuevas para los bancos, porque los depósitos de encaje no tenían remuneración.

Si fuera el BR el que comprara los TDS, el Gobierno podría pagar los mismos intereses, pero ahora serían utilidades del BR que se trasladan como dividendos a la Nación, de manera que el costo fiscal neto sería cero. En esta época de crisis la emisión debería servir para ayudar a las finanzas públicas.

Mauricio Cabrera Galvis
Consultor privado
macabrera99@hotmail.com

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes