Mauricio Cabrera Galvis
columnista

¿Ha habido apertura en Colombia?

En 2019 las ventas de prendas de vestir y textiles en el comercio crecieron 7,7%, y las de calzado 6,8%.

Mauricio Cabrera Galvis
POR:
Mauricio Cabrera Galvis
febrero 18 de 2020
2020-02-16 05:33 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7861ade3cd.png

Los hechos son tozudos. En contra de la opinión de algunos economistas que parece que se han convertido en escritores de ciencia ficción, y afirman sin sonrojarse que la economía colombiana está hoy igual de cerrada que antes de la apertura de los 90, las estadísticas oficiales muestran que las importaciones siguen desplazando a los productores nacionales, y que lo que se hizo en Colombia fue una apertura hacia adentro.

Veamos el comportamiento del Producto Interno Bruto (PIB) en 2019. Creció 3,3% jalonado por un mayor crecimiento del 4,5% de la Demanda Interna, es decir los gastos de consumo de las familias y del gobierno junto con la inversión.

La pregunta es obvia: ¿por qué crecen más las compras internas que lo que se produce en el país? La respuesta es aún más obvia: porque una buena parte de las compras corresponden a bienes importados. Por eso el año pasado las importaciones crecieron 9,2%, es decir más del doble que la demanda interna y casi el triple que el PIB.

No es un fenómeno nuevo, ni reciente. Entre el año 2000 y el 2014, el PIB creció 86% y las importaciones 241%, es decir casi tres veces más. A partir del 2014 la devaluación inducida por la crisis de los precios del petróleo frenó la tendencia y las tasas de crecimiento fueron similares por 4 años, pero ya vimos que en el 2019 volvimos a las andadas.

Uno de los indicadores más utilizados para medir el grado de apertura de una economía es el peso relativo de las importaciones que se mide como la relación entre las importaciones y el PIB. En el año 1990 era el 8% y el año pasado llegó a un poco más del 23%, es decir que se triplicó. ¿Estamos igual de cerrados que antes de la apertura?
Otras cifra del DANE que contradice la ciencia ficción y demuestran el impacto de la apertura es el comportamiento de la industria y el comercio.

El año pasado las ventas reales del comercio minorista, excluyendo vehículos, motos y combustibles, crecieron 8,7%, mientras que la industria manufacturera solo creció 1,5% y la agricultura, sin contar el café, 0,2%.

Si los productores colombianos no pueden vender más de sus productos pero los consumidores si aumentan sus compras, es evidente que están comprando mucho más productos importados. Y de nuevo es una tendencia de años: desde el año 2000 la producción industrial ha crecido 50%, mientras que las ventas del comercio minorista 115%; es decir más del doble. Paradojas de una economía cerrada.

Unos de los sectores más golpeados por esa apertura, que no existió en la imaginación de algunos, son los textileros, y los productores de calzado. El año pasado las ventas de prendas de vestir y textiles en el comercio crecieron 7,7%, y las de calzado 6,8%. Al mismo tiempo, la producción nacional de telas solo creció 0,3%, la de confecciones 3,7% y la de calzado cayó 7%.

En este caso la tendencia es mucho mas grave. Desde el 2001 las ventas en el comercio de textiles y confecciones se incrementaron en 146%, al tiempo que la producción nacional de confecciones solo creció 24% y la de telas cayó (si, ¡disminuyó!) 42%.
Como somos una economía cerrada las importaciones solo crecieron 162% y 873% respectivamente. Datos para tener en cuenta cuando se discute de aranceles.

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes