Mauricio Cabrera Galvis
Columnista

El coronavirus infecta la economía

El pánico es tan grande que el Banco de China se metió al lavado de dinero: literalmente, está lavando y desinfectando los billetes.

Mauricio Cabrera Galvis
POR:
Mauricio Cabrera Galvis
febrero 23 de 2020
2020-02-23 06:30 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7861ade3cd.png

¿Cómo puede un virus respiratorio contagiar a la economía mundial? ¿Por qué se dice que la propagación del coronavirus es la amenaza más fuerte para el crecimiento de la economía mundial? ¿Por qué la preocupación es hoy mucho más grande que frente a otras epidemias como el Ebola o el SARS. cuya tasa de mortalidad era mayor que el coronavirus?

La primera razón es el tamaño de la epidemia. El Ebola fue mucho más mortal: en dos años mató a 11.300 personas que eran casi el 40% de las 30.000 infectadas. El SARS infectó a 8.000 personas en seis meses, de las cuales murieron 800, es decir el 10%. El coronavirus es menos letal, solo ha muerto menos del 3% de los infectados, pero mucho más extendido pues ya hay 77.000 casos en 27 países.

Pero no es solo el tamaño, sino la globalización. La pandemia más mortal de la historia reciente es la llamada “gripa española” que al final de la I guerra mundial mató unos 50 millones de personas, que se estima eran cerca del 30 % de los infectados, pero era un mundo menos globalizado y con economías más aisladas. En China se calcula que murieron 30 millones, pero era una país sin fuertes vínculos económicos con el resto del mundo.

Entonces, el coronavirus crea pánico económico porque es un virus que se contagia fácilmente, porque no se tiene todavía vacuna ni cura establecida, pero sobre todo porque la economía mundial está tan interconectada y es tanta la dependencia entre los países, que un estornudo en China sacude la Bolsa de Nueva York.

Son muchos los canales para que un virus infecte a la economía. El más directo, es el de los costos de la atención medica a los infectados, pero es pequeño. El otro directo son las restricciones a la movilidad desde y hacia Wuhan, para tratar de reducir la propagación del virus. Esto afecta a las compañías de transporte y alojamiento, así como a las fábricas de la zona, pero todavía es un impacto limitado.

El problema se agrandó cuando el temor se extendió a toda la China y, aunque no haya prohibiciones explícitas para todo el país, el solo temor al contagio ha llevado a que la gente no quiera salir de sus casas; se reducen los viajes, los consumidores dejan de comprar y se cierran almacenes, fábricas y hasta los parques de Disney, lo que genera una espiral de contracción económica.

El pánico es tan grande que el Banco de China se metió al lavado de dinero: literalmente, está lavando y desinfectando los billetes, porque se teme que al pasar de mano en mano se a portadores del virus.

Y finalmente, el impacto internacional: Se afecta el turismo mundial, pero sobre todo las fábricas chinas dejan de demandar materias primas de otros países y también dejan de surtir con sus productos a empresas de todo el mundo. Inclusive los productos que ya están en los puertos no son embarcados, ni los barcos que llegan pueden descargar sus mercancías. Se trastoca toda la cadena de abastecimiento mundial.

El impacto de la infección es enorme: para el 2020, el FMI ha reducido sus proyecciones de crecimiento de la economía mundial en 0.1%, que son 900.000 millones de dólares que se perderían, es decir casi 3 veces lo que Colombia produce en un año.

Mauricio Cabrera Galvis
Consultor privado
macabrera99@hotmail.com

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes