Mauricio Cabrera Galvis
columnista

Creación de empresas sin empleo

¿Cómo entender que en un año se creen 350.000 empresas nuevas, pero a la vez aumente el desempleo y el subempleo?

Mauricio Cabrera Galvis
POR:
Mauricio Cabrera Galvis
mayo 05 de 2019
2019-05-05 08:31 p.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7861ade3cd.png

Dos noticias recientes muestran una aparente paradoja en el desempeño de la economía colombiana: de una parte, se reporta que se están creando muchas más empresas, y, de otra, el desempleo aumentó y volvió a dos dígitos. Lo primero se atribuye a los beneficios de la reforma tributaria y el despegue de la economía naranja, mientras que por el desempleo nadie responde.

En cuanto a las nuevas empresas, Confecámaras informa que el primer trimestre del 2019 se crearon 96.914 “unidades productivas, de las cuales 77,8% corresponden a personas naturales y el 22,2% a sociedades, y señala que esta cifra representa un crecimiento de 9,7% con respecto al 2018. En un periodo de 12 meses, se crearon más de 350.000 empresas. Una clara demostración del repunte de la economía, de la confianza de los inversionistas y de las nuevas oportunidades de negocios, según análisis del presidente del gremio.

El panorama del empleo es mucho más sombrío. Según el Dane, en un año la tasa de desempleo pasó de 9,4% a 10,8%. Detrás de estos porcentajes hay una verdadera tragedia social: durante el año 435.000 personas entraron a la fuerza laboral –esto es salieron a buscar trabajo– pero solo 52.000 consiguieron empleo, es decir que el número de desempleados aumentó en 383.000. Es como si toda la población de una ciudad del tamaño de Manizales hubiera quedado desempleada.

El aumento de la informalidad y la destrucción de trabajo decente hacen que la situación sea todavía peor por: de los 22,1 millones de personas que están ocupadas en el país, 9,46 millones (el 43%) están subempleadas: no tienen un empleo suficiente o digno, mientras que hace un año solo eran 8,54 millones. Esto significa que en el año 920.000 personas tuvieron que aceptar empleos de menores ingresos o menor calidad, lo cual deterioró sus condiciones de vida.

En las 13 principales capitales del país, el deterioro del mercado laboral es mayor: la tasa de desempleo llegó a 12%, y a pesar de que solo 112.000 personas salieron a buscar trabajo, la cantidad de ocupados disminuyó en 73.000 y los subempleados aumentaron 576.000.

¿Cómo entender que en un año se creen 350.000 empresas nuevas, pero a la vez aumente el desempleo y el subempleo, y solo se generen 52.000 puestos de trabajo? Parece una paradoja, pero hay dos explicaciones. La primera es que el informe de Confecámaras sobre el primer trimestre no menciona el número de empresas que desaparecieron, pero la entidad en otro estudio más detallado (https://bit.ly/2zSWIYj) muestra que por cada 10 compañías que se crean en Colombia, desaparecen unas 9.

La otra razón es que la mayoría de las ‘empresas’ nuevas son sociedades que se crean con fines contables o tributarios y no generan empleo ni son innovadoras. Por eso, el mayor crecimiento en el número de sociedades se dio en el 2016, posiblemente, para eludir el impuesto a los dividendos recibidos por las personas naturales. El mismo estudio de Confecámaras muestra cómo “entre el 2013 y el 2017 se crearon, en promedio, un total de 55.848 empresas empleadoras y 210.965 no empleadoras”, es decir que solo el 19,2% de las que nacen en el país generan trabajo formal. Registrar empresas de papel no es lo mismo que crear empleo.

Mauricio Cabrera Galvis
Consultor privado
mcabrera@cabreraybedoya.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado