Mauricio Cabrera Galvis
Columnista

Izquierda y derecha

El filósofo político italiano, Norberto Bobbio, rechaza la quimera de un igualitarismo y lo que plantea es una tendencia a disminuir desigualdades.

Mauricio Cabrera Galvis
POR:
Mauricio Cabrera Galvis
febrero 07 de 2021
2021-02-07 05:09 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7861ade3cd.png

A pesar de que ahora muchos políticos quieren ubicarse en el centro, la realidad es que en términos políticos y económicos siguen existiendo importantes diferencias entre la izquierda y la derecha.

Lo que pasa es que no se pueden reducir a los extremos del castrochavismo (que en Colombia es un fantasma para atemorizar a los votantes) y el trumpismo (que si tiene muchos seguidores en el país).

Cuando con la caída del muro de Berlín y el derrumbe de la Unión Soviética, F. Fukuyama proclamaba el fin de la historia y la muerte de las ideologías, el gran filósofo político italiano, Norberto Bobbio, publicó un pequeño libro titulado “derecha e izquierda” en el que trató de demostrar que la diferencia entre estas dos posturas políticas seguía totalmente vigente; Bobbio propone un criterio muy simple, pero profundo, para distinguir la izquierda de la derecha: “es la diferente actitud que asumen los hombres que viven en sociedad frente al ideal de la Igualdad”.

Según este criterio, “aquellos que se declaran de izquierda dan mayor importancia en su conducta moral y en sus iniciativas políticas a lo que convierte a los hombres en más iguales, o las políticas para atenuar y reducir los factores de desigualdad, mientras que los que se declaran de derechas están convencidos que las desigualdades son imposibles de eliminar, más aún, que al fin y al cabo ni siquiera deben desear su eliminación”.

Bobbio rechaza la quimera de un igualitarismo absoluto y lo que plantea es una tendencia a disminuir las desigualdades; por lo tanto los partidos y movimientos de izquierda enfatizan la equidad, no como la utopía de una sociedad donde todos sean iguales en todo, sino las políticas que “se caracterizan por la tendencia a remover los obstáculos que convierten a los hombres y mujeres en menos iguales”, y a “favorecer las políticas que tienden a convertir en más iguales a los desiguales”.

Los partidos de derecha, por el contrario, no dan prioridad a estas políticas y en muchos casos propician otras que aumentan la desigualdad.

Esta distinción teórica se ha comprobado en la realidad del aumento de la desigualdad en casi todo el mundo con el predominio de los partidos y las políticas de derecha en las últimas décadas, y también en la excepción de los países de América Latina que en los primeros años de este siglo tuvieron gobiernos de izquierda democrática y disminuyeron la desigualdad.

Con un optimismo un poco exagerado Bobbio dice que “nunca como en nuestra época se han puesto en tela de juicio las tres fuentes principales de la desigualdad, la clase, la raza y el sexo”, pero hace un claro llamado a los partidos de izquierda: “para que se haga realidad este grandioso movimiento histórico, es preciso superar las rencillas cotidianas y mirar más arriba y más lejos”. Parece escrito para quienes buscan construir una alianza de centro izquierda en Colombia.

​Mauricio Cabrera Galvis
Consultor privado
macabrera99@hotmail.com

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes