JUEVES, 29 DE FEBRERO DE 2024

Noticias económicas de Colombia y el mundo

Carlos

Nuestra Política de Tratamiento de Datos Personales ha cambiado. Conócela haciendo clic aquí.

close
Mauricio Cabrera Galvis

Pobreza y corrupción en La Guajira

Para que la Emergencia Económica y Social decretada por el Gobierno tenga éxito, debe incluir medidas de emergencia judicial contra la corrupción.

Mauricio Cabrera Galvis
POR:
Mauricio Cabrera Galvis

La Guajira es el departamento con el mayor número de personas viviendo en situación de pobreza y de miseria sin acceso a agua potable. Esto no se debe a la falta de plata, pues el departamento ha recibido mucha, sino a la debilidad institucional y a la corrupción que ha desviado los cuantiosos recursos de regalías que ha recibido.

La situación de pobreza es apabullante: dos terceras partes de la población del departamento (67,4%) vivían con ingresos mensuales inferiores a $354.000, que es el mínimo que estima el Dane para definir la pobreza monetaria. En contraste el promedio de pobreza nacional es de 39%.

La situación de pobreza extrema es la de aquellas personas que no tienen ni siquiera para la alimentación básica, pues sus ingresos mensuales eran inferiores a $161.000. De nuevo, La Guajira tiene el deshonroso primer lugar con un 40,4% de su población en esas condiciones, que es más de tres veces el promedio del resto del país,
Como consecuencia la calidad de vida de la mayoría de los guajiros es deplorable.

Para enfrentar esta situación el presidente Petro y todo su gabinete se movilizaron a ese departamento, desde donde despacharon por una semana, anunciando un plan de choque con proyectos prioritarios para atender las necesidades más urgentes, y decretando una emergencia económica para desarrollar soluciones estructurales.

Lo inexplicable es que se mantenga esa situación inhumana en un departamento que ha recibido cuantiosos recursos por concepto de regalías del carbón y el gas.

Desde 1994, La Guajira ha recibido más 15 billones de pesos que deberían haber sido suficientes por lo menos para dotar de agua potable a todos sus habitantes, o para conectarlos a las redes de energía.

En realidad si se han adelantado múltiples proyectos, pero muchos han quedado inconclusos, o no se les da continuidad ni mantenimiento. Por ejemplo, en el caso del suministro de agua se han construido 6.400 pozos y jagüeyes, pero la mayor parte de estos sistemas se encuentran fuera de servicio.

Una de las explicaciones de este desperdicio de recursos es sin duda la debilidad institucional.

En 12 años La Guajira ha tenido 15 gobernadores distintos, algunos que solo han durado unos cuantos meses y la mayoría destituidos al ser vinculados a casos de corrupción, delitos electorales y otros procesos penales abiertos.

Lo peor es la impunidad sistemática. Según la Secretaría de Transparencia de la Presidencia, entre 2010 y 2023 se presentaron 922 delitos contra la administración pública y solo en el 16 por ciento de los casos hubo capturas; en un dos por ciento se dictaron condenas, y las imputaciones fueron del 24 por ciento.

En consecuencia, el 86% delitos relacionados con hechos de corrupción en la región está en inminente riesgo de prescripción.

Para que la Emergencia Económica y Social decretada por el Gobierno para La Guajira tenga éxito, debe incluir medidas de emergencia judicial contra la corrupción.

MAURICIO CABRERA GALVIS 
​Consultor privado.

Destacados

Más Portales

cerrar pauta

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes