Mauricio Reina
Columnista

Año nuevo, vida vieja

La expectativa de la vacunación es como la llegada de los bomberos, pero el incendio se está multiplicando y es cada vez más voraz.

Mauricio Reina
POR:
Mauricio Reina
enero 14 de 2021
2021-01-14 07:30 p. m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc2b536c83.png

Hasta hace poco la mayoría de los analistas coincidían en que este año traería cambios importantes en el entorno. Factores como el inicio de los procesos de vacunación y la elección de Joe Biden en Estados Unidos permitían avizorar un panorama más claro para el desempeño económico global y local. 

Pero este comienzo de 2021 se está pareciendo demasiado a 2020. El optimismo generado por las primeras vacunas está opacado por los confinamientos del segundo pico de la pandemia y por la agresividad de las nuevas cepas del virus. Las restricciones a la movilidad en Europa, el creciente número de víctimas en Estados Unidos y las advertencias sobre la saturación de las unidades de cuidados intensivos en Colombia no constituyen la luz al final del túnel con la que muchos pronosticaban que empezaría este año.

Y si bien la vacunación sigue avanzando en el mundo, no lo está haciendo al ritmo proyectado, lo que redondea un cuadro preocupante frente a la creciente magnitud de la pandemia. La expectativa de la vacunación es como la llegada de los bomberos, pero el incendio se está multiplicando y es cada vez más voraz.

A eso se agrega un hecho inaudito: el que a Colombia no hayan llegado las primeras vacunas, mientras países de la región como Chile y México avanzan en sus propios procesos.

Agreguen ustedes los escandalosos episodios que han rodeado la transición presidencial en Estados Unidos, y el plato de la incertidumbre queda servido en el entorno internacional. La elección de Biden, que prometía ser un factor de mayor estabilidad, ha desencadenado la mayor crisis política que ha vivido el país más poderoso del mundo en su historia moderna.

¿Cómo será el gobierno de Biden, bajo la sombra ominosa de un Trump herido y sus violentos seguidores? La continuidad de la incertidumbre es el nombre del juego.

Por supuesto que habrá una recuperación económica, pero su magnitud y solidez no es tan clara como se pensaba. El escenario base para el crecimiento de la economía mundial sigue siendo de 5,2 por ciento, según el Fondo Monetario Internacional, y el de la economía colombiana de 4,8 por ciento, de acuerdo con Fedesarrollo, pero esos pronósticos están sujetos a condiciones cada vez más inciertas.

¿Qué impacto tendrán los nuevos confinamientos sobre la actividad económica global y nacional? ¿En qué medida podrá la lenta aplicación de las vacunas controlar la renovada voracidad del fuego de la pandemia, especialmente en un país como el nuestro donde ni siquiera han llegado los bomberos?

En medio de tanta incertidumbre, un par de cosas son seguras. Los países desarrollados mantendrán sus políticas fiscales y monetarias expansionistas por más tiempo que el que estaba previsto, y algo similar sucederá en países emergentes como el nuestro. Eso significa una extensión de las políticas asistencialistas, una creciente dependencia de la población del Estado y mayores presiones políticas para aplazar medidas necesarias como la reforma tributaria. Sin duda, un escenario tremendamente complejo para un año pre- electoral.

Mauricio Reina
Investigador asociado de Fedesarrollo.
mauricioreina2002@yahoo.com

Destacados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • MIS FINANZAS
  • TENDENCIAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes