Mauricio Reina

Mi candidato

Mauricio Reina
POR:
Mauricio Reina
mayo 16 de 2014
2014-05-16 12:55 a.m.
https://www.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc2b536c83.png

¿Qué candidato tiene el mejor programa económico? Difícil decirlo, porque si algo ha caracterizado las propuestas económicas de campaña es que han sido genéricas y difusas.

Tal vez los aspirantes piensan que el tema no es apremiante, con un crecimiento cercano a 4,5 por ciento y el desempleo en los niveles más bajos de los últimos años. Craso error…

Y es que si bien la economía colombiana ha tenido un buen desempeño, los nubarrones son más densos que lo que se aprecia en el debate cotidiano.

Un botón de muestra: el crecimiento del pasado reciente ha estado jalonado principalmente por el boom minero-energético y la entrada de capitales, que han financiado el auge del consumo y la inversión.

Ahora esos motores se están debilitando: la inminente reversión de la política monetaria de los países desarrollados atenuará el ingreso de capitales, y el debilitamiento de la economía china seguirá desinflando los precios internacionales de las materias primas. Sumen ustedes que las reservas petroleras colombianas solo alcanzan para seis años más, y ya hay un par de temas para que los candidatos discutan.

Pero como los aspirantes presidenciales están en otras cosas, más vale precisar los planteamientos económicos mínimos que debería tener una campaña para ser aceptable. Empecemos por la competitividad, una palabra que ya está gastada de tanto manosearla. Resulta que tras múltiples políticas y programas para mejorarla, el país está estancado en el mismo lugar que a comienzos de siglo en los escalafones internacionales.

El patético estado de la infraestructura y la educación son apenas la punta de un iceberg de rezago productivo, cuya magnitud quedará expuesta a medida que se siga desinflando la bonanza minero-energética.

De ahí se deriva otro tema que se menciona con frecuencia como antídoto contra el rezago competitivo del país: dar marcha atrás en la internacionalización. Unas veces adopta la forma de propuestas de revertir los TLC y otras la de usar más medidas proteccionistas.

Los candidatos que proponen cerrar más la economía olvidan que Colombia ya es uno de los países latinoamericanos más cerrados al comercio, y que la persistencia de ese aislamiento nos condena a un crecimiento mediocre y sin desarrollo social.

Las economías que crecieron por encima del 7 por ciento anual durante el último cuarto del siglo pasado estaban integradas al mercado mundial, según el premio nobel Michael Spence, y 40 de las 45 naciones que más mejoraron sus índices de desarrollo humano entre 1990 y 2012 estaban integradas a la economía global, de acuerdo con el PNUD.

Colombia es un país con actitud de nuevo rico, que no se ha percatado de la precariedad de su riqueza.

Por eso mi candidato ideal debería tener propuestas que conduzcan a la economía colombiana por la ruta de la modernización, la competitividad y la redistribución sostenible del ingreso, objetivos que no están de manera seria en ninguna campaña.

Una vez más, la política confirma su esencia más profunda… habrá que elegir de los males el menor.

Mauricio Reina

Investigador Asociado de Fedesarrollo

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado